Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Viernes, 9 de diciembre de 2016

Donald Trump tilda a Fidel Castro de brutal dictador y opresor del pueblo cubano


El presidente electo de Estados Unidos tenía muchas cosas que decir sobre Cuba y la muerte de Fidel Castro. Pero en un primer momento se las ha guardado para él. La única reacción de

Donald Trump
a la muerte del líder de la Revolución Cubana y mandatario en la isla caribeña hasta su retiro en 2006 ha sido decir “¡Fidel Castro ha muerto” desde Mar-a-Lago, en Palm Beach (Florida), donde tiene una mansión.

Unas horas más tarde el magnate ha pasado a la prensa un comunicado en el que ha cargado con dureza contra Fidel Castro. Ha destacado que ha muerto un dictador brutal que oprimió a su pueblo y durante casi seis décadas y ha señalado que su legado es pobreza, robos, negación de derechos fundamentales y un sufrimiento inimaginable.

“Aunque no se pueden borrar las tragedias, muertes y dolor provocados por Fidel Castro, nuestro gobierno hará todo lo que pueda para asegurar que el pueblo cubano pueda al fin iniciar su viaje hacia la prosperidad y la libertad”, dijo Trump en el comunicado. “Si bien Cuba sigue siendo una isla totalitaria, es mi esperanza que el día de hoy marque un alejamiento de los horrores soportados por tanto tiempo, hacia un futuro en el que el maravilloso pueblo cubano al fin pueda vivir en la libertad que tanto se merece”, declaró Trump.

Trump y sus cambio de política respecto a Cuba

Se espera de Trump mano dura contra el Gobierno de Cuba. Aunque a él personalmente quizá le convendría rebajar el embargo y poder hacer negocios en la isla paradisiaca que retomó las relaciones diplomáticas con Estados Unidos en diciembre de 2014. Desde entonces ambos países viven un lento deshielo.De hecho, la revista
Newsweek
acusó en campaña al próximo inquilino de la Casa Blanca de saltarse el embargo comercial en 1998.

Este año Estados Unidos se abstuvo por primera vez en la votación de la ONU sobre el embargo a Cuba, pero ello no puede acabar con él. Pues está tipificado por las leyes federales y debe ser el Congreso quien lo revoque. Aunque Obama ha intentado acelerar y blindar el proceso, la mayoría republicana no se lo ha permitido y no ha dado visos de que en esta legislatura en la que tiene el control de ambas cámaras ello vaya a cambiar.

“Revertiré las órdenes ejecutivas y concesiones a Cuba de Obama hasta que las libertades sean restauradas”, dijo Trump en la recta final de la campaña, cuando se hacía necesario asegurar el voto de los cubano-estadounidenses de Florida, el más importante campo de batalla entre los estados sin decidir. No aclaró si estaría dispuesto a romper las relaciones diplomáticas retomadas por su hermano Raúl y Obama tras más de 50 años sin lazos entre los dos países.

La hasta ahora última posición expresada por Trump sobre Cuba contrasta con la que mantenía al inicio de la campaña, cuando saludó la apertura de Obama, sugirió que debería haberse dado antes y respaldó el levantamiento del embargo que el demócrata no ha logrado llevar a cabo por la oposición de senadores republicanos.

Algunos analistas consideran que el magnate de los hoteles y los casinos tendrá que atemperar esa postura, debido a las presiones que recibirá de parte de los empresarios estadounidenses que llevan décadas anhelando hacer negocios con Cuba. Entre ellos está el pensador político Noam Chomsky, que en una reciente entrevista con Efe aseguró que las presiones de las empresas estadounidenses que quieren hacer negocios con la isla en terrenos como la biotecnología, el farmacéutico, la agroindustria o el turismo podrían condicionar las promesas electorales de Trump.

Esta misma semana, Trump nombró miembro del equipo de transición a Mauricio Claver-Carone, director ejecutivo de un lobby pro embargo, US-Cuba Democracy PAC, extremadamente crítico con el deshielo de las relaciones pilotado por Obama. El puesto en el equipo de transición no es cualquiera: Claver-Carone se inserta en la rama que tiene la misión de organizar el traspaso de poder en el Departamento del Tesoro, que es el que se encarga -sanciones también de por medio- de que se cumplan las regulaciones finacieras, incluido el embargo a Cuba.

Más historias deActualidad

A %d blogueros les gusta esto: