Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Viernes, 2 de diciembre de 2016

El Banco Popular propone a Emilio Saracho como nuevo presidente y releva a Ron


El Consejo de Administración del Banco Popular se reunirá de manera extraordinaria en la mañana de este jueves para relevar de su cargo al presidente de la entidad, Ángel Ron. El máximo órgano del banco propondrá a Emilio Saracho, hasta ahora vicepresidente global de JP Morgan Chase, como sustituto.

Es el único punto que se tratará en la reunión. El nuevo nombramiento tendrá que ser aprobado en la junta de accionistas. De ahí, que la sustitución se prevé que culmine en el primer trimestre del 2017.

El relevo también tendrá que recibir el visto bueno del Banco Central Europeo (BCE) y del Banco de España, que valoran los conocimientos financieros del nombre propuesto.

Del Valle, detrás de las maniobras

Saracho tendrá que afrontar la grave crisis que pasa el banco, reestructurar el plan estratégico de Ron y analizar posibles alianzas con otras entidades para ganar tamaño.

Este cambio en la presidencia ha sido promovido, sobre todo, por el accionista mexicano Antonio del Valle, que veía cómo su inversión de hace un par de años iba perdiendo valor día a día. Entre los que más han secundado la destitución destacan también la independiente Reyes Calderón y el vicepresidente de la fundación Barrié, Jaime Ruiz Sacristán.

Sólo la convocatoria del relevo ha provocado que la acción de la entidad financiera haya empezado a subir en bolsa. En los primeros momentos se ha disparado hasta un 10%, para luego suavizar el repunte hasta el entorno del 6%.

Delicada situación

Banco Popular se encontraba en la peor encrucijada de su historia. Llevaba una caída bursátil del 70% en lo que va de año, con una ampliación de 2.500 millones de por medio, y su capitalización había caída a los 3.470 millones de euros.

La destitución llega apenas un día después de que la entidad desmintiera las informaciones que apuntaban a que estaba buscando un sustituto para Ron. En el último Consejo de Administración se había dado un respaldo general a la presidencia de Ron, con un visto bueno al plan de crear una especie de “banco malo” para apartar los activos inmobiliarios de la entidad en una nueva sociedad, Sunrise, que limpiaría unos 6.000 millones de inmobiliario del balance de la entidad.

Ron había lidiado en las últimas semanas con dos frentes. Por un lado, las maniobras de la familia Del Valle para relevarlo de la presidencia. Por otro, el desplome de las acciones en bolsa, atacada por los inversores a corto.

En la entidad desde 1983, Ron ha ocupado la presidencia de la entidad de forma conjunta con Javier Valls Taberner desde 2004 y desde 2006 de manera individual.

Más historias deActualidad

A %d blogueros les gusta esto: