Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Domingo, 4 de diciembre de 2016

Madrid y País Vasco lideran el impulso de la economía del conocimiento


Las comunidades que mantuvieron su inversión en la economía del conocimiento resistieron mejor la crisis, tanto en términos de renta como de productividad y empleo. Es el caso de Madrid, que ha conseguido posicionarse como líder absoluto en España en este sector, que va más allá del I+D+i, pues engloba el capital humano y el tecnológico. Tras los madrileños, se sitúan País Vasco y Navarra, que superan hasta en un 36% la renta por habitante precisamente por el impulso dado al uso del conocimiento.

Catalunya se encuentra en una posición intermedia, en parte más por factores del entorno que por la producción de tecnología e investigación (en estos aspectos se encuentra a la cabeza). Y es que en las comunidades más pequeñas o con grandes aglomeraciones urbanas (como Madrid) el crecimiento de la economía del conocimiento es más fácil, ágil y transversal. A esto se suma que Madrid cuenta con empresas de mayor tamaño, lo que también facilita una mayor innovación. La diversificación de la economía catalana, con amplios sectores como la agricultura y la hostelería, dificulta el desarrollo ya que en estas áreas los procesos innovadores van más lentos.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio La competitividad de las regiones españoles ante la economía del conocimiento, dirigido por el investigador del Ivie y catedrático de la Univesitat de Valencia Ernest Reig, con la colaboración de la Fundación BBVA. El informe deja claro que el desarrollo económico del conocimiento es, sin duda, el mejor instrumento para capear cualquier crisis, muy alejado de la economía basada en la construcción y en los servicios inmobiliarios. Pero ese tipo de economía precisa de inversión, tanto pública como privada, y no sólo en el sector tecnológico –el gasto en tecnología de la información y el conocimiento (TIC) ha crecido de manera notable en la última década–, sino también en capital humano. En concreto, en educación. El trabajo que lidera el profesor Reig desvela, por ejemplo, que las comunidades con un mayor porcentaje de población con estudios superiores son más innovadoras (Madrid cuenta con un índice del 37,9 frente al 28,7 de Catalunya). Lo mismo ocurre con las que cuentan con empresarios con estudios superiores (Madrid tiene un valor del 50,1 en el estudio frente al 41,9 de Catalunya). ¿Por qué? “Los empresarios con estudios tienden a valorar más a los licenciados”, señala.

Este monográfico vuelve a poner de manifiesto la brecha existente entre la España del norte y del sur, con una economía del conocimiento aún débil (Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía), aunque en una posición mejor que hace una década, señala Reig. Para reducir esa brecha será preciso aumentar la inversión en capital humano, TIC e innovación en todos los sectores, algo que no se ha hecho durante la crisis. Y es que recortar en I+D+i tiene un alto precio para el desarrollo de un país, según constata este trabajo.

Más historias deActualidad

A %d blogueros les gusta esto: