Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Sábado, 3 de diciembre de 2016

Quien beba Coca-Cola contribuirá a dividir España


sol-daurella-coca-cola-iberia-55610

Sol Daurella al servicio de Puigdemont

Coca-Cola no comenzó a fabricarse en España hasta 1951. El reparto de las licencias fue una suculenta lotería y corrió a cargo de su representante, el vasco Juan Manuel Sainz de Vicuña, nieto político del general Miguel Primo de Rivera y sobrino político de Joseantonio. Sainz de Vicuña y Gregorio Marañón (hijo del famoso humanista y Jefe de la Secretaría del Movimiento hasta 1942) fueron los dos primeros Presidentes de Coca-Cola en España. El regalo de las franquicias para embotellar recayó a dedo por regiones entre empresarios y aristócratas cercanos al poder: los valencianos Gómez Trénor, los vascos Urrutia en Madrid, los jerezanos Mora-Figueroa Domecq y los Líbano en Vascongadas. Pero Franco y sus ministros decidieron que la primera fábrica de Coca-Cola estuviera en Cataluña y la primera franquicia se asignó a los catalanes Daurella tras ser rechazada por Rafael Massó.

José Daurella, industrial y Senador Real, regentaba la empresa de salazón de bacalao de Islandia fundada por su padre en 1853 (hoy Copesco-Sefrisa con la marca Royal). Su hijo Santiago Daurella de Rull construyó en 1943 una fábrica de bebidas carbónicas que embotellaba y distribuía gaseosas por toda España. Para los de Coca-Cola era el socio ideal, pues al sirope de cola fabricado en Atlanta había que añadirle agua y gas carbónico y meterlo en botella. Al recibir la franquicia, Daurella creó Cobega en Barcelona y puso a sus hijos José y Francisco Daurella Franco al frente del negocio desde 1954. Sus dos hijas, Mercedes y Victoria, casaron en los ´50 con los vizcaínos Líbano Pérez-Ullibarri (primeros embotelladores del País Vasco) y los financieros catalanes Figueras-Dotti Cabot.  Cobega se convirtió en el ejemplo a seguir y expandió brillantemente el negocio a Aragón, Baleares, Canarias y otras regiones, hasta convertirse en el embotellador de referencia en España.

El excelente trabajo y capacidad de gestión de Santiago Daurella de Rull hizo que Franco le otorgara la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo en 1968, que le impuso el ministro de trabajo en su propia fábrica el 12/12/1968. Daurella se trasladó a El Pardo 6 días más tarde para agradecer en persona al Caudillo la distinción.

daurella-medalla-jpeg

daurella-audiencia

Hoy gestionan la mayor embotelladora europea los primos Sol Daurella Comadrán (hija del fallecido José), Alfonso Líbano Daurella (hijo de Mercedes) y Mario Rotllant Solá (hijo político de Francisco). Lo hacen con visión,  acierto y -hasta hace anteayer- con la discreción que siempre caracterizó a la familia.

Pero lo de la discreción se ha acabado. La heredera Sol Daurella casó en segundas nupcias con Carles Vilarrubí, ex chófer de Jordi Pujol, un advenedizo míster contactos convertido en multimillonario por arte de la política.

Coca Cola a las órdenes del nacionalismo

Coca-Cola se politiza en contra de España y en favor del separatismo

Esta semana Sol Daurella se ha destapado ingresando en Consell Consultiu del Diplocat, el chiringuito que ha montado la Generalitat con dinero público para hablar mal de España en el extranjero..

A Sol Daurella le acompañan Matthew Tree (el inglés a quien esta alumna estadounidense zasqueó por sus trolas sobre “Espanya“), elfanàtic acomiadat de la Moritz Albert Castellón, el estadounidense Sala-i Martin (el llepasubvens que dice que el ADN “espanyol” es muy malo), el predicador de “l´espoli” Carles Boix, sor Lucía Caram (la monja trotaplatós argentina que se confesó “enamorada” de Mas), Isona Passola (la cineasta batasuna de la señorita Pepis a quien la Gene le paga el 100% de sus pelis) y Nuria Picas (l´esportista radical que es mareja quan sent l´himne nacional)

No a que utilicen la fuerza mediática de Coca-Cola para dividir Cataluña. No a reventar España cada vez que compremos una Coca-Cola.

Se acabó Coca-Cola, Fanta y Sprite. A partir de ahora, mejor Pepsi, porque no es agradable saber que cada vez que compras Coca-Cola estás contribuyendo a dividir España y a romper la convivencia en Cataluña.

Fuente: Dolça Catalunya

Más historias deCataluña

A %d blogueros les gusta esto: