Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Viernes, 9 de diciembre de 2016

El vino Dehesa de Luna Graciano 2014, entre los mejores del año


Si hay un vino que este año ha sorprendido a propios y extraños, no solo por sus 93 puntos en la Guía Peñín 2017, es el Dehesa de Luna Graciano 2014, ya que está elaborado con una variedad de uva muy poca estilada por tierras castellano-manchegas. De este modo, Bodega Dehesa de Luna, en La Roda (Albacete), por primera vez, consigue formar parte de esta exclusiva lista de los mejores vinos de España con este vino tinto elaborado exclusivamente con la variedad Graciano, procedente de su parcela La Cañada del Navajo, uno de los viñedos más avanzados de España tecnológicamente.

La Graciano es una de las variedades españolas con más personalidad. A pesar de su escasa producción en Castilla-La Mancha, Bodega Dehesa de Luna apostó por esta uva debido a su perfecto crecimiento en climas cálidos y por aportar al vino un aroma, color y acidez diferentes. Según informa a ABC José Luis Asenjo, director técnico de Bodega Dehesa de Luna, esta parcela de Graciano en La Cañada del Navajo se plantó dentro de un proyecto mayor para elaborar un vino «extra premium», en el que se iba a mezclar con otras variedades. «Los primeros años no lo conseguimos ensamblar y ahora hemos obtenido de forma accidental un vino monovarietal de una gran calidad», explica.

«Este es el vino más emblemático de la bodega. Han pasado varias cosechas hasta conseguir el vino que se deseaba. Y se ha conseguido con la añada 2014. Apenas con una hectárea dedicada a esta variedad, plantada en espaldera, el equipo de bodega ha hecho una selección de las mejores uvas para su elaboración», señala Asenjo. El vino ha permanecido 8 meses en barrica francesa de 400 litros, y después ha terminado su crianza en botella durante un año hasta su salida al mercado.

Dehesa de Luna Graciano 2014 se presenta con su nueva etiqueta en la que el milano real es el ave protagonista. Bodega Dehesa de Luna se encuentra rodeada de un paisaje único: 2.800 hectáreas de naturaleza virgen, con encinas, sabinas, retama y romero, junto al cultivo de vid, olivos, almendras y pistachos. Y todo ello, con una fauna en la que aves como la perdiz roja, el milano real o el águila imperial forman parte de la biodiversidad de Finca Dehesa de Luna.

El director técnico de la bodega califica al Dehesa de Luna Graciano 2014 como un «vino intenso y elegante, con aromas a frutas maduras y notas especiadas». Y lo que le caracteriza, a su juicio, es «su color rojo vivo, su carga frutal y que está alejado de la moda de los vinos cálidos y corpulentos de esta y otras variedades». Aun así, «tenemos que mejorar este vino tanto en viñedo como en bodega», asegura Asenjo, quien lo llama «el niño mimado de Dehesa de Luna», aunque afirma que la bodega guarda sorpresas en la recámara. Entonces, habrá que dejarse sorprender.

Más historias deComunicación

A %d blogueros les gusta esto: