Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Lunes, 5 de diciembre de 2016

5 razones para escaparse a Deauville en busca del chic francés



Por su luz, la costa de Normandía fue durante años la favorita de los impresionistas. Primero llegaron los artistas, y después les siguieron las élites parisinas. Deauville, en esta Costa Florida, se convirtió enseguida en una ciudad resort de la capital francesa.


Playa, casino, carreras de caballos, hoteles de lujo… La aristocracia parisina buscaba descanso en esta ciudad, pero no sabía vestirse acorde a tanta actividad. Hasta que llegó Coco Chanel. Mademoiselle, animada por el éxito de sus sombreros, decidió abrir su primera tienda en Deauville en 1913. Allí fue donde cambió la moda de las mujeres para siempre con prendas como la camiseta de rayas o los pantalones marineros.


En este rincón se inventó el chic francés que aún hoy es una tendencia millennial y se puede rastrear en sus calles:


1. EL HISTÓRICO HOTEL NORMANDY


Abierto en 1912, lleva más de 100 años alojando a artistas y aristocracia de todo el mundo. Su fachada está protegida y es uno de los monumentos de Deauville que han mantenido intacta después de una intensa renovación. Este año el Normandy ha vuelto a abrir sus puertas y de nuevo ha recuperado su esplendor, el mismo que atrapó a Coco Chanel y Boy Capel.


2. EL NÚMERO 11 DE LA AVENUE LUCIEN BARRIÈRE


Ahí se encuentra ahora mismo la tienda Villa Homme, y hoy es aún un lugar de peregrinaje porque en este número, cuando la calle se llamaba rue Gontaut Biro, Mademoiselle Chanel abrió su primera tienda.


Decidida a satisfacer las necesidades de una aristocracia que vestía demasiado incómoda para disfrutar de la playa, Coco abría cada verano esta boutique pop-up en la que empezó a vender las camisetas de rayas, sus sombreros y pantalones marineros, sus pijamas de playa, que combinaba con collares de perlas o camelias. Un estilo eterno que aún sigue sigendo tendencia, aunque la generación millennial lo haya actualizado con zapatillas de deporte o su perfume renovado, Chanel Nº5 L’Eau.


3. REFUGIO CINÉFILO


Como ciudad de vacaciones de clase alta, Deauville en seguida se convirtió en una de las favoritas de las estrellas de cine. Su famoso paseo marítimo, Promenade des Planches, está recorrido de casetas de playas, cada una con el nombre de una de las estrellas que ha pasado por ahí. De Steven Spielberg a Lauren Bacall. De Jessica Chastain a Diane Kruger.


Además, desde 1975, celebra anualmente un Festival de Cine a finales de verano que es una cita obligatoria para cinéfilos.


4. LA VECINA FRÍVOLA, TROUVILLE


La continuación del Promenade, pasados el Bar du Soleil y el Bar de la Mer, los dos locales en los que Coco Chanel y su amiga Colette dividían su tiempo, acaba en Trouville, hermana gemela de Deauville. Aunque su fama llega mucho más atrás, como ciudad balneario favorita de la mujer de Napoléon, aún sigue siendo un destino popular donde se va a devorar moules frites.

 


5. “El beige Chanel es el color de la arena en Deauville cuando el mar se retira”


Esa playa que inspiró a Coco sigue siendo una de las razones principales para visitar Deauville en cualquier época del año. De acceso completamente libre y gratuito (algo no tan habitual en la costa francesa) está recorrida por su famoso paseo y llena de sombrillas de colores que lo convierten en un punto fotogénico y muy amigo de Instagram.


Más historias deChiiist!

A %d blogueros les gusta esto: