Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Jueves, 8 de diciembre de 2016

7 errores de estilismo que debes evitar en el trabajo



No sólo tus gestos y modales dicen cosas de ti. El mundo laboral no siempre juega a favor de las mujeres y, a día de hoy, la imagen juega un papel muy importante a la hora de ser seleccionada para un puesto de trabajo. La universidad de Chicago revelaba hace poco en una encuesta que vestir bien puede ayudarte a aumentar tu sueldo en un 20%. Es decir, tu salario puede beneficiarse gracias a tu imagen personal.


Mientras luchamos por acabar con la discriminación de género, te enseñamos cómo evitar errores de estilo en la oficina que puedan enviar un mensaje equivocado:


1. Habla con alguien que trabaje en el medio y que te pueda aconsejar. Vestirse adecuadamente a tu profesión es una cuestión de buena educación. Fíjate en referentes como Victoria Beckham, Amal Clooney o Sofia Palermo. Toma nota y adáptalo a tu estilo personal. Arreglarte para ir a trabajar puede ser una motivación extra al levantarte cada mañana, sobre todo si te gusta la moda.


2. Destierra pantalones rotos, crop tops y ropa deportiva en el trabajo. Utiliza el sentido común. Sí, todo puede funcionar dependiendo de la ocasión y sabemos que el athleisure es tendencia, pero mejor en la calle o en un gimnasio. La minifalda es una prenda histórica, pero hay que saber utilizarla.


3. Encuentra los stilletos adecuados y practica. Un error cometido con mucha frecuencia es el de no saber andar con zapatos de tacón. Marilyn Monroe dijo: “Dale a una mujer los zapatos adecuados y conquistará el mundo”. Seguro que no hablaba de unos Louboutin. Cada pie es un mundo y ojalá todas las hormas nos sirvieran, pero no es así. Un zapato incómodo incide en nuestra postura, nuestro carácter y nos puede arruinar el día. Apuesta por la altura del tacón perfecto (3,5 centímetros), sigue los consejos de experto para no sufrir más con los zapatos y encontrarás el que mejor se adapte a ti.


4. Evita el exceso de maquillaje. Desafía la controvertida encuesta sobre el sexismo en el lugar de trabajo que determina que los jefes prefieren a las mujeres que llevan tacón y maquillaje “para estar más guapas”. Utiliza una base ligera y tonos neutros que te proporcionen un efecto buena cara.


5. La ropa de trabajo debe tener un mantenimiento. Nos referimos a que esté lavada, planchada, con los dobladillos hechos y los zapatos limpios. La importancia está en los detalles: se debe prestar especial atención a cuellos y puños que pueden mancharse por el roce del maquillaje. 


6. No caigas en la simplicidad del traje clásico. No le ha funcionado ni a Hillary Clinton. Se trata probablemente del uniforme de trabajo más extendido del mundo, pero no vistas como si fueras a trabajar en un banco (si no trabajas en uno). Practica el power dressing: Blazer y pantalón, sí. Pero que tenga un corte actual tipo slim fit, palazzo, cropped o acampanado.


7. No abuses del color negro. Los colores hacen que los demás te perciban como una persona segura de sí misma y creativa. Si Anna Wintour ha dicho que jamás vestiría de negro de los pies a la cabeza, será por algo.



Más historias deChiiist!

A %d blogueros les gusta esto: