Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Lunes, 5 de diciembre de 2016

Lo que Victoria's Secret no nos quería enseñar de Irina Shayk



Si hay algo que despertaba curiosidad en las semanas previas al desfile de Victoria’s Secret de 2016 era saber si Irina Shayk iba a salir a la pasarela presumiendo de embarazo. Si hace un mes surgían los primeros rumores debido a un sospechoso abultamiento en la zona abdominal, todo apuntaba a que esta noche iba a ser la confirmación.


Hace días la rusa estuvo en Madrid celebrando los 20 años de Intimissimi, y volvieron a saltar las alarmas. A pesar de que no hubiera sido la primera modelo en desfilar para Victoria’s Secret mientras espera un bebé (Doutzen Kroes lo hizo en 2013 pero no se le notaba en absoluto) pero sí hubiera sido la primera en hacerlo visible. Pero no solo no ha sucedido sino que alguien (ella misma, la firma… No queda claro) se ha empeñado en ocultar su embarazo de una manera muy burda.


Irina aparecía en el backstage con su bata de raso rosa debidamente anudada… Bajo el pecho. Pero lo suficientemente holgada como para que no se le pegase al tronco. En la pasarela ya ha sucedido un momento que podríamos calificar como poco creíble: si bien solo llevaba puesta ropa interior, cubría su cuerpo con una suerte de kimono de flecos que intentaba disimular lo obvio. Y, en efecto, impedía ver claramente su tripa de embarazada pero atraía a todas las miradas hacia ella. Al fin, se produjo el ‘anuncio’: con el siguiente look, el trench que intentaba camuflar su abdomen se movió dejando a la vista lo que ya no se podía ocultar más: que la top será mamá dentro de unos meses.


¿Acaso Victoria’s Secret no admite baby bumps sobre la pasarela? ¿No son apropiados para un desfile tan sexy? Estos sería presuponer que el cuerpo de una embarazada no es sensual o no merece llevar ninguna de sus creaciones. Quizá ha sido Irina la que no ha querido exhibir algo que considera parte de su privacidad; y lo es, pero si te comprometes a participar en un desfile de ropa interior difícilmente puedes hacer ‘desaparecer’ mágicamente a tu tripa creciente. Algo que, finalmente no sucedió.


Victoria’s Secret ha perdido la oportunidad de demostrar que ese lavado de cara hacia la normalidad está sucediendo. Tener en la pasarela a una modelo visiblemente embarazada actuando con naturalidad hubiera sido un golpe de efecto tan importante como si hubiera sido una plus size: se hubiese tratado de un verdadero homenaje a la belleza real y a la feminidad en estado puro. No sabemos si por exigencias de la firma o de Irina Shayk, esto no ha sucedido y los intentos de disimular esta gestación y de desviar la atención han resultado tan absurdos como ineficaces. Y ha sido francamente decepcionante.


Lo que no ha decepcionado, un año más, es el Fantasy Bra. Ese sujetador de cuento de hadas cubierto de piedras preciosas y que suele adquirir un millonarioa anónimo; en caso de que nadie lo compre, se destruye (aunque, lógicamente, los materiales se reutilizan). Jasmine Tookes tenía la responsabilidad de llevar pieza más exclusiva de la noche, un honor que suele recaer en los ángeles más veteranos. Ella ha lucido con serenidad y aplomo este sostén valorado en nada menos que 3 millones dólares.


Viendo el papel que Jasmine ha jugado esta noche podemos augurarle muchos años como ángel oficial.


Quizá otro de los momentos más esperados de la noche por sus connotaciones celebrity era el encuentro entre Bella Hadid y The Weeknd. Recordemos que la pareja rompió a comienzos de noviembre por incompatibilidad de agenda, quedando como amigos. La pasarela les ha vuelto a unir y… bueno, la mirada de Bella parece decirlo todo. ¿No da la impresión de que sigue enamorada del músico canadiense?


Antes del desfile los fotógrafos captaron algo muy curioso: la modelo estaba viendo fotos de ellos dos con verdadero arrobo en su teléfono móvil. ¿Volveremos a verles juntos próximamente?


La primera vez que el desfile más sexy del mundo se celebraba en París ha tenido a 3 músicos excepcionales como invitados. El citado The Weeknd, que es mucho más que el ex novio de Bella Hadid: es un superventas mundial y uno de los jóvenes menores de 30 años con más ingresos anuales. También estaba Bruno Mars, de plena actualidad tras anunciar su gira mundial (que le traerá a España en 2017), que se convirtió en Trending Topic mundial.


Y, por último, el toque femenino musical, Lady Gaga. O, perdón, Stefani. La anteriormente conocida por sus looks estrafalarios y declaraciones de originalidad fue la actuación estrella del show, que también cerró. Interpretó John Wayne, A-YO y Million Reasons.


Más historias deChiiist!

A %d blogueros les gusta esto: