Muerte en la butaca: cuando la película mata a sus espectadores

Aliens: El regreso (James Cameron, 1986)

Durante una maratón de películas de terror, justo cuando la cinta de acción de Cameron se estaba proyectando, un estudiante se excusó para usar el servicio. Al oír unos gritos, los compañeros fueron a socorrerlo y, al llegar, vieron que estaba en shock. Ya fuese por culpa de las imágenes de la película, o por una situación médica delicada, lo cierto es que el chico no salió con vida del edificio.