Todos los detalles de la lujosa luna de miel de Kiko Rivera e Irene Rosales

 kiko-rivera1t-t

La pareja, que contrajo matrimonio el pasado 7 de octubre, comenzó su luna de miel el pasado viernes. El destino elegido ha sido Dubai y allí se alojan en un lujoso hotel compuesto de cabañas en las que no les falta ningún tipo de detalle.

En primera clase, con un avión con televisión y mini-nevera propias, con amplios asientos-cama, ventanillas con cortinilla eléctrica… la pareja de recién casados disfrutó de un vuelo de más de siete horas en las que no les faltó ningún tipo de lujo.

Ambos tenían barra libre de bebida, tele individual con opción a videojuegos y conexión a Internet. No podría ser para menos, teniendo en cuenta que cada billete les costó un total de 2.500 euros.

Una vez en Dubai, Kiko e Irene, cargados de maletas, recibieron la compañía del personal del hotel donde se alojan, que los llevaría hasta sus instalaciones.

En un primer momento, la pareja se alojó en un lujoso hotel rodeado de rascacielos y tiendas de grandes firmas, donde la noche les costaba 200 euros, según desvelaba el programa ‘Hazte un selfie’. Allí, han aprovechado para visitar los lugares más emblemáticos de la ciudad, como los famosos rascacielos o los espectáculos de luz y música de sus grandiosas fuentes.

kiko-rivera3z-z

Posteriormente, la pareja se trasladaba en un resort compuesto de lujosas cabañas, en el que la noche cuesta más de 1.400 euros. Así, ambos se encuentran en una cabaña frente al mar donde el suelo es de cristal y desde él puede verse el fondo marino, con aguas cristalinas y una fauna de gran belleza. Allí, han disfrutado del cálido clima y han realizado un recorrido en camello por el desierto, según Hola.

Mientras Kiko e Irene se encuentran disfrutando de unos maravillosos días en pareja, la pequeña Ana se encuentra con la familia de ella. Aunque se casaron el 7 de octubre, hasta el día 14 no comenzaron su luna de miel, y es que con los preparativos de la boda ni Kiko ni Irene pudieron dedicarle todo el tiempo que quisieran a su hija, por lo que los días posteriores de la boda han estado junto a ella.