Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Jueves, 8 de diciembre de 2016

El City, con piel de cordero


Leo Messi provoca pánico en el Manchester City de cara al partido del miércoles en el Camp Nou. Al menos, ese es el mensaje que llega desde Inglaterra respecto a la visita del líder de la Premier League a Barcelona. Como poco, un mensaje claramente modesto e interesadamente cauteloso. Sin embargo, en el vestuario azulgrana nadie se fía de esta sensación flotante. Es más, creen que venir con la piel de cordero puesta sólo puede beneficiar al City y perjudicar al Barça. Desde el punto de vista mental, sería el peor punto de partida para el Barça afrontar un duelo entre dos aspirantes a ganar la Champions League con aires de superioridad.

El momento en que llega este partido, tanto para el Barça como para el City, ayuda a transmitir esa lectura previa del partido, absurdamente triunfalista desde la perspectiva culé viendo algunas portadas tras el 4-0 al Deportivo y astutamente precavida desde el bando británico y desde su vestuario. A día de hoy, desde el seno del equipo inglés y su entorno se desprende un ventajoso escepticismo de cara a este objetivo inmediato que es lograr el liderato del Grupo C. La idea es que Guardiola aún está en una fase embrionaria de su proyecto y que la meta sensata a plantearse es clasificarse ahora y, a partir de los octavos de final de la Champions League, ya sí pelear por todo en las eliminatorias directas.

Los precedentes del City con el Barça de Messi y del tridente ayudan a dar credibilidad a ese enfoque que ‘regala’ a los culés el papel de ‘muy favoritos’ y a los ‘citizens’ les otorga el rol de ser un equipo aún en construcción. Messi volvió el sábado tras su lesión y sólo tardó tres minutos en marcarle un gol al Deportivo. En la media hora larga que estuvo sobre el césped, el mejor jugador del mundo y de la historia, para Luis Enrique y para Guardiola, demostró que tiene enormes ganas de seguir ganándolo todo. También Neymar rebosó talento en el 4-0 al Deportivo, dando dos de los goles, uno a Messi y otro a Luis
Suárez, el Bota de Oro que viene de ser decisivo con su puntería para la selección de Uruguay y para el Barça. El sábado, en sólo 45 minutos, el charrúa marcó un gol, dio otro y envió un balón al larguero.

Por su parte, el City llegará a Barcelona sin haber ganado ninguno de los tres últimos partidos que ha disputado. Empezó la temporada con diez triunfos en diez partidos, pero ahora viene de igualar a tres en Celtic Park en la Champions League, perdió 2-0 ante el Tottenham en la Premier League y empató a un gol el sábado ante el Everton en el Etihad. En el recuerdo cercano está ese 3-3 en Glasgow ante el Celtic. Haber recibido tres goles ante este histórico que desde hace muchos años ya no goza de un auténtico prestigio deportivo sirve también para presentar un partido ante Messi, Suárez y Neymar casi como una misión imposible. Por suerte para el Barça, el vestuario no lo cree así: el City es un equipazo, hay partido y un marcador que, a partir del 0-0, habrá que ganarse minuto a minuto.

Más historias deDeportes

A %d blogueros les gusta esto: