El City intentó llevarse a cuatro jugadores del Barça

En su afán de aspirar a ganar la Champions League, el Manchester City trató este verano de reforzarse con alguno de los cuatro puntales del FC Barcelona. Pep Guardiola aceptó el reto de dirigir a los ‘citizen’ pero puso condiciones, y entre ellas, estaba la de renovar la plantilla y aumentar el nivel para poder competir por los títulos. Entre sus principales objetivos estuvo Luis Suárez. La prensa británica desveló que el City estaba dispuesto a desembolsar 100 millones de euros por él, pero el charrúa desoyó la propuesta para seguir en el Barça, con el que próximamente renovará su contrato.

Sin opciones con Suárez, el City echó sus redes sobre Leo Messi. De hecho, la prensa británica también desveló que el conjunto inglés se reunió con el padre de Leo para tratar la posibilidad de ficharlo. Los ingleses aprovecharon la delicada situación judicial que le tocó vivir a Leo para tratar de convencerle, pero Messi también desestimó cambiar el Camp Nou por el Ethiad Stadium. El último intento del City por el miembro del tridente llegó con Neymar. Ferran Soriano, ex vicepresidente del Barça y ahora director general del Manchester City, en pleno acoso de los grandes clubs de Europa tratando de convencer al padre de Neymar para que su hijo dejara el Barça, también intentó contactar por teléfono con el padre del ‘11’. Neymar, como hizo con Madrid, PSG y United, también desoyó la propuesta del City y renovó con el Barça.

Sergio Busquets también fue tentado por el City. Aprovechando que el centrocampista de Badía todavía no había hecho efectiva su mejora de contrato, y que comparte representante con Guardiola (Josep Maria Orobitg) el City tentó a Sergio Busquets. El de Badía incluso llegó a afirmar que si había alguien que podía convencerle era “Pep Guardiola”, además de su novia. El Barça movió ficha y Sergio acabó renovando también por el Barça cerrando la puerta al conjunto inglés. Quien sí accedió a marcharse fue Claudio Bravo. A Pep no le gustaba el juego de pies de Hart y pidió reforzarse con uno de los dos porteros del Barça, acostumbrados a este tipo de juego. El chileno Claudio Bravo, en vistas de que el Barça apostaba por Ter Stegen, decidió hacer las maletas e irse a Manchester.

El club que más invirtió: 206 millones

Pese a no haber podido reforzarse con ninguna pieza importante del Barça, el Manchester City acabó siendo el club que más se gastó este verano para reforzar su plantilla. El conjunto que dirige Pep Guardiola invirtió 260 millones de euros, detallados en la siguiente lista:

1. Stones, 60 millones

2. Sané 50 millones

3. Gabriel Jesús 32 millones

4. Gündogan 27 millones

5. Bravo 19 millones

6

. Nolito
18 millones

Tampoco pudo llevarse al doctor Ricard Pruna

Sin éxito con los jugadores, otro intento de Guardiola de pescar en el Camp Nou se produjo con el doctor Ricard Pruna. Pruna, máximo responsables médico del primer equipo, agradeció también el interés del club ‘citizen’ pero apostó por seguir en el Barça, donde es todo un referente desde hace muchos años.