El Real Madrid golea a un flojo Betis

El Real Madrid y Zidane llegaban al Villamarín como si de un examen se tratase. Cuatro empates consecutivos y dudas en torno al entrenador marcaron este encuentro. Unas cuitas blancas que duraron exactamente tres minutos, el tiempo en el que un magistral Kroos puso el balón en la cabeza de Varane para que marcara el 0-1. Un gol que reflejaba que el Madrid no era el de anteriores partidos. Los de Zidane salieron con la lección aprendida y avasallaron a un Betis que no se estaba enterando de nada. Kovacic era el pulmón que necesitaba el centro del campo de un Madrid que recuperaba a Marcelo y eso es mucho para este equipo y Zidane que veía como la apisonadora blanca, esta vez, no se paraba.

El equipo blanco, avasllando, pudo marcar dos goles más en el primer cuarto de hora, pero Cristiano y Bale no acertaron a batir a Adán. El Betis seguía deambulando por el campo sin hacer nada y justo cuando empezaba a respirar de la mano de Joaquín y Piccini llegó el 0-2 en el minuto 30. Kroos roba, asiste a Benzema que bate a un Adán descolocado. El festival visitante continuó con el 0-3 de Marcelo en el 39’, gol en fuera de juego, y con el 0-4 en el 44’ al culminar Isco una obra de arte del Real Madrid en forma de contraataque perfecto.

Así, con el partido sentenciado se llegó al descanso. Poyet les puso las pilas a los suyos porque el Betis salió a morder a un Madrid que se desconectó del partido pensando que ya estaba solucionado, algo lógico y normal. El equipo andaluz creó más ocasiones en los primeros 10 minutos que en toda la primera mitad y Cejudo puso el 1-4 en el minuto 55. Las esperanzas de remontada local eran muy pero que muy remotas, pero el Betis, de la mano de Joaquín lo iba a intentar hasta el final, mientras los blancos iban al ralentí y cada uno haciendo la guerra defensiva a su manera, si es que la hacían. Sin embargo, con eso les bastó para marcar el 1-5, golazo de Isco en el minuto 61. El partido era un puro trámite con el Betis empujando y el Madrid dejando pasar el tiempo disfrutando de más ocasiones y muy claras para marcar que se fueron al limbo –con un piscinazo digno de medalla olímpica de Bale buscando el penalti– o bien por falta de puntería o por Adán. CristianoRonaldo, tras errar dos claras, marcó el 1-6 en el minuto 78 a pase de Morata. No hubo más goles en un partido muy plácido para el Real Madrid.