Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Sábado, 3 de diciembre de 2016

Un desagradable y violento día de Champions


El martes 18 de octubre se convirtió en un incómodo día de Champions para los aficionados del Real Madrid y los habitantes de la capital de España. Desde que las agujas del reloj marcaron las 00.00 horas, los ultras polacos del Legia de Varsovia, considerados los más peligrosos y violentos de Europa, montaron su particular número, dejando por el camino peleas, humillaciones y situaciones dantescas. La primera de ellas acabó con tres de ellos en el calabozo.

Entre la medianoche y las 03.00 horas, un grupo de cincuenta ultras polacos montaron un botellón en la Plaza de Oriente, al lado del Palacio Real. Tres de estos violentos siguieron más adelante la fiesta por su cuenta y decidieron acudir a un club de alterne situado en la calle Illescas 209, en el céntrico distrito de La Latina.

Allí, estos tres individuos de 31, 33 y 34 años, en un elevado estado de embriaguez, se dedicaron a molestar a los clientes y acabaron agrediendo a dos de las empleadas. A una le quitaron el teléfono móvil y le provocaron lesiones en la nariz tras recibir un cabezazo, y otra tuvo un enfrentamiento con uno de los radicales que estaba intentando robar la caja registradora. Sobre las cuatro de la madrugada, los tres ultras fueron detenidos acusados de tres delitos: lesiones, desobediencia y desorden público. Mientras tanto, otro grupo de estos bárbaros se dedicaban a humillar a algunos de los indigentes de la Plaza Mayor, tirándoles latas de cerveza y amenazándoles con recibir una paliza. Cerca de esta emblemática zona de la capital, en la plaza de Santa Ana, otro grupo de ultras se marchó de un bar dejando pendiente una suculenta cuenta de 650 euros.

Puñetazos propios

El altercado más surrealista del día ocurrió a las 12.00 del mediodía, en la zona de Gran Vía, cerca de la calle Libreros, lugar donde se produjo una pelea entre dos grupos de ultras polacos. Distintas unidades de antidisturbios tuvieron que acudir con urgencia a la zona de la trifulca y todo quedó, afortunadamente, en un susto. Algo que no sucedió ya entrada la tarde, cuando faltaba hora y media para el inicio del encuentro.

Enfrentamiento entre los antidisturbios y los ultras

Enfrentamiento entre los antidisturbios y los ultras– EFE

En los alrededores del Santiago Bernabéu tuvieron lugar distintos enfrentamientos, sobre todo en el Fondo Norte, entre las Torres C y D del Santiago Bernabéu (calles Padre Damián, Rafael Salgado y Paseo de la Castellana), zona donde los ultras del Legia debían entrar al campo. Primero, un grupo de radicales arrinconó a cuatro miembros de la Policía Nacional y se produjo un intercambio de puñetazos y patadas. Después, cuando se iniciaba la entrada de los hinchas polacos al campo, hubo varios lanzamientos de botellas, lo que provocó la respuesta de los antidisturbios para calmar los ánimos. El balance de estos enfrentamientos dejó nueve detenidos y cinco heridos entre la afición del Legia. Uno de ellos, con la cabeza abierta, necesitó de varios puntos de sutura. Otro sufrió una fractura de cúbito y radio, y requirió traslado hospitalario. También hubo tres agentes dañados, todos ellos por contusiones leves, dos de la Policía Nacional y otro de la Municipal.

En cuanto a las bengalas, excepcional trabajo del dispositivo de seguridad, como durante toda la jornada. El Santiago Bernabéu no vio ni una sola en el interior del estadio, ni ningún otro artefacto peligroso.

Más historias deReal Madrid

A %d blogueros les gusta esto: