Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Sábado, 3 de diciembre de 2016

La táctica de Pep pasa por encerrar a Messi


El Manchester City tiene muy claro que si quiere salir del Camp Nou con algo positivo tendrá que hacer un partido muy bueno y que los jugadores del Barça, especialmente los que alinea Luis
Enrique con vocación ofensiva, no tengan su mejor día. Y entre estos, el más peligroso es sin lugar a dudas Leo
Messi. El crack argentino es el futbolista más resolutivo del Barça tanto en lo referente a capacidad goleadora como a habilidad para asistir a sus compañeros de vanguardia. Pep Guardiola lo sabe muy bien porque entrenó a Leo durante cuatro temporadas (de la 2008-09 a la 2011-12) y porque, ya como rival, lo sufrió en la eliminatoria de semifinales de la Champions League 2014-15 en que se impuso el FC Barcelona al Bayern de Múnich.

En el partido de ida, disputado en el Camp Nou, Leo Messi dinamitó la táctica de Guardiola con dos goles y una asistencia a Neymar en los últimos 17 minutos de partido. Al final, 3-0 y eliminatoria casi decidida para el Barça a la espera del partido del Allianz Arena.

Ahora, Guardiola no quiere que le suceda lo mismo y tiene claro que si hay que dedicar especial atención a un futbolista del Barça, ese es Messi. Y según informaciones que han llegado al vestuario del Barça, el técnico de Santpedor está preparando una especie de ‘jaula’ para limitar las acciones del crack argentino. Es decir, que sin llegar al marcaje al hombre porque no es marca de la ‘casa Guardiola’, tener a varios de sus futbolistas muy pendientes de Leo, encimándole y turnándose de forma rotatoria en la vigilancia del crack azulgrana. Es decir, que haya muchas ayudas alrededor de Messi para que cuando el delantero supere a un futbolista ‘citizen’ se encuentre rápidamente otro encima y tenga dificultades para maniobrar en una zona con pocos espacios y muchos rivales. La última vez que se enfrentaron Pep y Leo en el Camp Nou, el ‘10’ del Barça reventó el partido con un quiebro histórico a Boateng, central del Bayern, que le dejó ya solo ante Neuer. La obsesión de Guardiola es que Messi no pueda encontrarse en situaciones en que tras un único ‘dribling’ ya pueda encarar a Claudio
Bravo. Y eso sólo se puede lograr con pocos espacios y una vigilancia coral del mejor jugador azulgrana.

Más historias deDeportes

A %d blogueros les gusta esto: