Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Viernes, 9 de diciembre de 2016

Messi es la mejor táctica que existe


Lo que muchos presentaron como un duelo directo entre dos grandes técnicos como son Luis Enrique
Martínez y Pep Guardiola, volvió a ser un festival de Lionel Messi, el crack que ambos han tenido la suerte de entrenar y disfrutar. Su ‘hat-trick’ es para que si hay justicia futbolística, el Balón de oro y el nuevo trofeo de la FIFA sean para él. ¿De verdad piensa alguien que hay alguien mejor que D10s? Lleva dos tripletes goleadores en los dos partidos de Champions que ha disputado esta temporada ante el Celtic y el City.Viéndole nadie diría que acaba de salir de una lesión, que reapareció ante el Deportivo. Está ‘on fire’. Y con Leo todos los sueños son posibles. El Barça tiene ya medio pie en la siguiente eliminatoria y como primero de grupo.Le saca cinco puntos al City. El Camp Nou acabó, también, coreando a Lucho, una forma de decirle con quien iban ellos, quien era el técnico del Barça.

El encuentro también fue la confirmación del acierto del fichaje de Samuel Umtiti que ejerció de auténtico líder en ausencia de su ‘jefe’ Piqué, que no falló un pase, que estuvo serio atrás y lanzó al equipo. Junto a él la seguridad de Marc-André ter Stegen que ganó su duelo directo con Claudio Bravo y la inteligencia de un Andrés Iniesta que apareció en los momentos claves.

El partido tuvo el protagonismo esperado de Lionel Messi. Guardiola ya sabía que parte importante del éxito del City radicaba en frenar a su antiguo pupilo, el crack con el que lo ganó todo en el Barça. Ya dijo que había repasado el partido que perdió con el Bayern en el Camp Nou, donde Leo le marcó dos goles y dio una asistencia. Trató de meterle en una ‘jaula’. Pero eso viene a ser como tratar de ponerle puertas al campo. El argentino hizo daño desde la derecha, pero, sobre todo, cuando se colocó entre líneas, por detrás de su colega Luis Suárez.De nuevo, Pep se fue del Camp Nou derrotado por ‘su’ Barça, pero, fundamentalmente, por el mejor jugador de la historia, el más decisivo

Esa primera mitad tuvo fútbol a cuentagotas, pero dio gusto ver el despliegue de Barça y City en una presión constante al rival. Los azulgrana tuvieron más posesión de balón, pero los ingleses estuvieron más pisando terreno barcelonista. Fue un duelo apasionante si uno no tenía colores, para el que veía el partido sin ser de ninguno de ambos clubs.

Pep vio como todo le saltaba por los aires, precisamente cuando el City estaba imponiendo su presión alta que dificultaba el juego azulgrana. Mascherano logró un balón a base de eso que le sobra, el esférico lo aprovechó Messi que lo prolongó a Iniesta, Andrés medio tropezó con Zabaleta y Fernandinho, resbaló. Todo el mundo se quedó parado, menos el genio. Leo acudió rápido, se llevó la pelota y tras aguantar a Bravo, le regateó y logró el 1-0 en el minuto 17. Un gol que valía casi doble por lo igualado que estaba el partido.

Champions League: Barça-Manchester City, en imágenes




Sin defensa

El Barça volvió a vivir un partido lleno de contratiempos como el dia del Atleti en Liga. Perdió en la primera parte por lesión a Jordi Alba y a Gerard Piqué. En el segundo caso por una dura entrada por detrás de David Silva que el árbitro tardó en castigar con amarilla. Luis Enrique que ya no había podido contar con Sergi Roberto, se vio obligado a improvisar una defensa con tres zurdos (Umtiti, Mathieu y Digne). Un día más se comprobó lo que está costando el dichoso tema de Aleix Vidal.

El Barça sufrió en esos minutos finales. Piqué, que atravesaba por una forma increíble, es demasiado importante en este equipo, como defensa y como líder. Ahí surgió la figura de Ter Stegen que salvó en gran intervención un tiro de Gündogan desde dentro del área, aprovechando que Piqué estaba mermado de facultades. El Barça tuvo la suya en una ‘tuya-mía’ de Messi con Suárez que Bravo desbarató con el pie y luego con una ‘palomita’. El alemán y el chileno también mantenían un duelo directo para demostrar quien era mejor portero para el Barça. Y aún Stones casi marcó en un gran remate de cabeza que, por suerte,salió desviado.

La suerte del campeón

Luis Enrique, al que sólo le quedaba un cambio, prefirió seguir con el mismo equipo que acabó sufriendo en la primera parte. El Bara sufría por las bandas y sus líneas quedaban algo separadas con el Tridente muy arriba y poco colaborador en la presión.Hacía falta más ayuda en el centro del campo.El Barça defendía con intensidad pero se enfrentaba a situaciones en que el City gozaba de superioridad numérica.

Y cuando la cosa parecía más complicada, surgió la suerte del campeón que siempre es necesaria. Bravo salió del área para rechazar el balón con el pie, la especialidad por la que le fichó el City. Falló en el despeje, se la dio a Luis Suárez y el Bota de oro intentó superarle por alto con una ‘vaselina’. El chileno no tuvo más medio que desviar el balón con la mano. Como estaba fuera del área y era una ocasión manifiesta de gol, le costó la tarjeta roja que le mostró el mal árbitro serbio Milorad Mazic.

Nolito le dejó su sitio a otro viejo conocido, a Willy Caballero. Además, Zabaleta, lesionado, fue sustituido por Clichy. Ahora el que quedó tocado fue el City. Pep debió reordenarlo todo.

Y, otra vez, como no, surgió el genio azulgrana para acabar de arreglarlo todo. Busi aprovechó que De Bruyne no controló un balón, se lo pasó a Iniesta y éste, de primera, a Messi. Leo dio unos pasos y al llegar al límite del área grande, Lionel ‘fusiló’ a Caballero. Era el 2-0 que tranquilizaba a todos, que hacía justicia. Se cumplía el minuto 61.

No acabó ahí la fiesta de Leo. Logró un tercer tanto que le regaló su compadre Luis Suárez. Lo metió con dulzura, con esa técnica que le ha dado Dios. Los 96.290 espectadores que llenaban el Camp Nou prorrumpieron en aplausos y vítores para Messi. ¡Se los merecía!

Lástima que Jéremy Mathieu sea como es. Se ‘autoexpulsó con una entrada innecesaria sobre Sterling en una posición que no tenía peligro. Y como ya tenía una amarilla, el pésimo colegiado le echó justamente. Claro que igual debió hacer con Fernandinho por una obstrucción violenta sobre Messi que debió ser la segunda amarilla y se hizo el loco.

Al quedarse diez contra diez, el City reaccionó. Pep dio entrada al Kun Agüero y Lucho hizo lo propio con André Gomes por Iniesta en busca de centímetros y fuerza.

Y Leo todavía le quedó a Messi una acción más para demostrar lo grande que es cuando le regaló un penalty a Neymar. El brasileño lo desperdició lamentablemente. Es una lástima que no lo tirara Lionel y firmara un ‘poker’. Aunque el brasileño, casi inmediatamente lo arreglo con un jugadón ‘marca de la casa’, entrando en el área como si fuera el salón de sucada, regateando a todo el mundo y batiendo a Willy Caballero para lograr el 4-0 definitivo.

Consulta el resultado del Barcelona – City

Más historias deDeportes