El descarado festival de enchufados de Carmena ya no tiene nada que envidiarle a Botella

Era de una de sus promesas electorales estrella y ya la han incumplido. El número de asesores en el Ayuntamiento vinculados al gobierno de Ahora Madrid ha pasado en un año de 70 a 104, lo que significa un 48,5% de aumento. Carmena había prometido reducir a 60 la cifra de asesores de los partidos y un ahorro de más de 800.000 euros al año en sueldos

El equipo de Ahora Madrid, liderado por Manuela Carmena, impuso un fuerte recorte en este capítulo al llegar al Consistorio en junio de 2015, pero ahora ha levantado la mano porque necesita “más personal para el desarrollo de la acción de gobierno”, dice un portavoz municipal.

El gasto en asesores fichados a dedo alcanza los 5,6 millones. El Consistorio alega que este aumento se debe a la necesidad de “más personal para el desarrollo de la acción de gobierno”.

A estos hay que sumarles –como hace El País– los asesores fichados por los grupos de representados en el pleno del Ayuntamiento (dos PSOE y PP; tres Ciudadanos) y la Presidencia del mismo, de tal manera que en estos momentos trabajan para los grupos políticos 73 profesionales: de ellos Ahora Madrid tiene 10; el PP, 29; el PSOE, 19; y Ciudadanos, 13.

Así, el gasto global que suponen los 104 asesores del gobierno y los 73 de los grupos políticos (177 en total) es de 8,7 millones cada año; durante la época de Botella, este gasto era de 9,8 millones, para 207 trabajadores eventuales.

Los representantes de Ahora Madrid -formación que aglutinó a Podemos, Ganemos, Equo y algunos independientes- sostuvieron en el pasado que “reducir y limitar los cargos de asesores y puestos de libre designación” era una de sus promesas electorales.

El anuncio de la contratación a dedo de 21 nuevos asesores no ha sentado nada bien entre las filas sindicales. Este 14 de octubre de 2016 han emitido un escrito en el que cargan las tintas de forma muy dura contra esta decisión de contratar un segundo asesor de confianza por cada uno de los 21 distritos.

Tal como recoge el texto interno que desvela Okdiario, el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) critica esta medida que busca una “administración politizada”, algo que rechazan de plano. “No se está siendo transparente”, “argumentos que no son ciertos” o “se nos está faltando a la verdad a nosotros para justificar la contratación de 21 nuevos correligionarios” son algunos de los argumentos que usan.