Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Viernes, 2 de diciembre de 2016

La guerra interna en Podemos paraliza su grupo parlamentario


errejon-montero-e-iglesias-en-el-congresoLos dirigentes de Podemos tienen la cabeza puesta en el próximo Vistalegre II, el congreso estatal que tienen previsto celebrar a finales de febrero de 2017 en el que marcarán la hoja de ruta del partido en los próximos años. Esta batalla está centrando los esfuerzo tanto de los miembros del sector pablista como del errejonista, lo que está provocando que los diputados del partido dejen de lado sus funciones institucionales.

El ejemplo más claro de ello se ve en el funcionamiento del grupo parlamentario de Podemos-En Comú Podem-En Marea en el Congreso. Diputados morados reconocen que es caótico.No se producen las reuniones necesarias entre ellos, no existen procedimientos claros para llevar a cabo propuestas, la coordinación con las confluencias es insuficiente y faltan asesores cualificados.

Que estas funciones se desarrollen con éxito es responsabilidad de la secretaria general del grupo parlamentario, Carolina Bescansa que, según explican estas fuentes, no está velando para que esto sea así.

Escasez de reuniones

Este asunto se tratará en la reunión que Podemos tiene prevista para este jueves. Allí, Bescansa dará a conocer un informe de la situación actual del grupo. Un encuentro en el que se reunirán todos sus diputados, algo que no es muy común en la formación morada.

Precisamente, una de las razones que provocan este caos es la falta de encuentros de los representantes de Podemos. Otros grupos parlamentarios como el popular, el socialista o el de Ciudadanos llevan a cabo reuniones prácticamente todos los martes. Estas citas tienen como objetivo marcar la postura de las formaciones de cara a los Plenos en la Cámara Baja o las reanudadas Sesiones de Control al Gobierno.

En Podemos, estas reuniones no son tan habituales, por lo que los diputados que no pertenecen al círculo más próximo de los dirigentes del partido se encuentran, en no pocas ocasione, desorientados.

Es llamativo que la última reunión de grupo de la que se tiene constancia se produjo hace más de un mes, el pasado 26 de octubre justo antes de la primera votación de la investidura de Mariano Rajoy.

Otro de los asuntos que entorpece la labor del grupo es que no existen procedimientos marcados para llevar a cabo propuestas o iniciativas. Aseguran desde la formación que para presentar, por ejemplo, una proposición no ley, el procedimiento habitual es “perseguir a un portavoz por los pasillos hasta que te la firme”.También, la falta de asesores cualificados, es un punto que hace que Podemos comenta errores en muchas de sus actuaciones en la Cámara Baja.

Más historias deEspaña

A %d blogueros les gusta esto: