Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Domingo, 11 de diciembre de 2016

Las cinco grandes discusiones a las que se enfrentan Iglesias y Errejón de cara al Vistalegre II


Podemos encara unas semanas difíciles para el partido. En el horizonte se encuentra el ya bautizado como Vistalegre II, el congreso estatal que pretende celebrar la formación a finales de febrero de 2017. En esa asamblea, se marcará la hoja de ruta del partido para los próximos años pero, en estos momentos, no todos comparten las mismas metas. Las caras más visibles de la organización, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, se encuentran enfrentadas por el modelo del partido que quieren y pretenden mantener este pulso hasta esta cita.

Por ahora, ninguno de los dos ha dado su brazo a torcer. Fuentes de la dirección de la formación aseguran que, durante estos meses, la discusión va a ser intensa pero, la intención del líder de Podemos es que en Vistalegre, tras poner sobre la mesa sus diferencias, se busque un “acuerdo integrador”.

Pero llegar a ese punto no va a ser nada fácil. Las diferencias entre el líder y el número dos del partido no son pocas ni sobre asuntos menores y se tendrán que dirimir. Para ello, seguirán utilizando los actos públicos del partido, las ruedas de prensa, los artículos y las redes sociales para lanzarse mensajes.

Cinco de las diferencias

Entre otras cosas, Iglesias y Errejón se enfrentarán por si se prioriza la lucha en la calle, como busca el líder del partido, o el trabajo en las instituciones. También, por la relación que debe tener Podemos con Izquierda Unida: solo parlamentaria y electoral, como quiere el número dos, o algo más.

Incluso discutirán qué bando de la formación representa el “Podemos original” . Desde el sector errejonistas defienden que nacieron para hacer las cosas “de manera diferente” y no para convertirse en un nuevo IU.

Sin olvidar, claro, el concepto de la “transversalidad”. Un término visto de manera diferente por unos y por otros. Los errejonistas defienden que la “transversalidad” supone dirigirse a “una mayoría sin etiquetas, vertebrando a sectores sociales muy diferentes”, mientras que los pablistas creen que hay que “construir la transversalidad en los conflictos sociales”.Sobre este asunto, llamaron la atención unas palabras de Iglesias el pasado jueves en las que pedía “politizar el orgullo de lo popular” y de lo “obrero”.

Incluso el establecimiento del formato del congreso de Vistalegre podría convertirse en un asunto polémico entre ambos. Un tema que se debatirá en las próximas semanas y para el que cada uno ya tiene propuestas diferentes.

Acuerdo o listas enfrentadas

Tras estas ‘batallas’, en los próximos meses, se verá si las bases de Podemos tienen que elegir entre dos proyectos distintos: el de Iglesias y el de Errejón, o si pueden llegar a un pacto.

Desde el sector más cercano al líder de Podemos aseguran que su intención es llegar a un “acuerdo integrador”. Parecería así que Iglesias cede ante su número dos pero lo que busca con esta estrategia tiene una doble lectura. Esta “integración” no solo supondría un intento de entenderse con los errejonistas, también con otro ala del partido: los anticapitalistas.

En declaraciones públicas, Pablo Iglesias ya ha dado pistas de cuáles son sus intenciones. “Creo que compañeros como Miguel Urban deben tener un papel fundamental en Podemos y compañeros como Errejón seguir teniéndolo”.Quiere así poner al mismo nivel a Errejón que a otros miembros de Podemos como Pablo Echenique, Teresa Rodríguez o el propio Miguel Urban.

Algo que podrían no aceptar los cercanos al número dos que barajan pedirle que dé la batalla en Vistalegre II después de meses enfrentando sus tesis a las de Iglesias. Pero hasta llegar a ese punto, en el que se hable de integración o no, las próximas semanas serán de discusión política intensa entre los diferentes bandos de Podemos.

Más historias deEspaña

A %d blogueros les gusta esto: