Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Jueves, 8 de diciembre de 2016

Podemos y el sexo: del chúpame la minga a estimular clítoris


mayor-of-madrid-manuela-carmena-during-the-annual-gay-pride-parade-in-madrid-on-saturday-4th-july-2015

Carmena en una fiesta gay

La tropa de Podemos tiene un problema con el sexo. No sabe si es porque lo practica poco o porque está todo el día con el mete saca entre ceja y ceja, pero en su año y medio al frente de las corporaciones o con escaño en las instituciones sus represantes han dejado una clara muestra de la excitación que les produce este placentero episodio.

gonzalez-kichi-620x349

José María González, ‘Kichi’,

La última muestra de la querencia sexual de los políticos morados la encontramos en Cádiz, con su alcalde, José María González, ‘Kichi’, que propone a las mujeres en paro cursos de estimulación del clítoris –Así ‘orienta’ el Ayuntamiento de ‘Kichi’ a las desempleadas: cursos donde se enseña a estimularse el clítoris-.

Es decir, que para aliviar de la pesada carga que debe ser estar desempleada, al podemita de la Tacita de Plata no se le ha ocurrido mejor idea para que las féminas tengan las manos (o los dedos) entretenidas en tamaña tarea.

Claro, que lo del clítoris le habrá venido al ‘Clinton’ gaditano por inspiración de Manuela Carmena, la ímproba alcaldesa de Madrid a la que le pone mucho que se haya inventado tamaña parte sexual –Los secretos sexuales de Carmena: “A mí me parece que el clítoris es un gran invento”-.

La propia Carmena aseguraba sin pudor alguno que:

 

A mí el punto G como que no… A mí me parece que el clitoris es un gran invento. Porque eso es lo seguro, lo mires por donde lo mires. Da mucha pena que todavía existan tantísimas mujeres que no conozcan el amor propio y que no llegan al orgasmo con nadie.

 

Y claro, si a la alcaldesa de Madrid le pone el clítoris, su portavoz en el Ayuntamiento no podía ser menos. Es más, ya venía con la lección aprendida medio despelotándose en el asalto a la capilla de la Universidad Complutense y gritando aquello de “contra el Vaticano, poder clitoriano” –Así asaltó la portavoz de Carmena la capilla de la Complutense: tetas en bandolera y gritando “¡menos rosarios y más bolas chinas!”-.

Aunque no sólo de clítoris y vaginas viven los podemitas. También les gusta ‘sacarle’ brillo al sable y el que mejor lo cuenta (o lo canta) es Pablo Echenique con sus jotas machistas –El feminista Echenique: “Chúpame la minga, Dominga, que tiene sustancia…”-.

Y fuera de categoría, la modalidad sado-maso de Pablo Iglesias, que soñaba con azotar hasta hacerla sangrar a la periodista Mariló Montero –Así se refiere el totalitario ‘Pablenin’ a Mariló Montero: “La azotaría hasta que sangre”-.

Más historias deEspaña

A %d blogueros les gusta esto: