Agreden a dos Guardias Civiles fuera de servicio y a sus parejas en Navarra

Dos Guardias Civiles fuera de servicio y sus parejas han sido agredidos esta madrugada en la localidad navarra de Alsasua por un grupo de personas, según ha informado la delegación del Gobierno.

Los agresores “podrían” estar vinculados a la izquierda abertzale, según la delegación, que ha precisado que uno de los agentes ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente por las lesiones sufridas. En relación a los hechos, dos personas han sido detenidas por la Policía Foral acusadas de un delito de lesiones.

La investigación sobre lo sucedido está abierta y los agentes autonómicos no descartan que puedan producirse nuevos arrestos y que al delito ya imputado se sumen otros.

Los hechos, han precisado, han ocurrido a las 05:00 de la madrugada en bar Koxka cuando, por causas sin concretar, un “grupo numeros” de personas, que “parece” vinculado con la izquierda abertzale, ha comenzado una pelea.

Para prestar apoya a la Guardia Civil, se han movilizado hasta el lugar efectivos de la Policía Foral tanto de la comisaría de Alsasua como desde Pamplona, que han practicado las detenciones.

Por su parte, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) afirma en un comunicado que los agentes “han sido salvajemente agredidos por aproximadamente 50 personas pertenecientes a la izquierda radical vasca al ser reconocidos como miembros de la Guardia Civil”.

”Una vez más los valientes gudaris, haciendo gala de una cobardía sin parangón, valiéndose de una superioridad manifiesta, se han lanzado cual jauría de perros rabiosos contra unos servidores públicos por el simple pecado de ser guardia civil”, dice esta asociación, que muestra su “repulsa e indignación ante estas agresiones fruto del odio y el extremismo”.

Tras afirmar que “interpretaciones laxas y tibias del código penal por parte de algunos jueces alimentan esta jauría de despojos humanos, incitando por dejadez al odio”, la AEGC subraya que “espera y desea” una pena “acorde con la gravedad de los hechos, aplicando la ley con toda firmeza, demostrando valentía en la condena judicial, la misma demostrada por los dos guardias civiles y sus mujeres”.

En otro comunicado, la Unión de Guardias Civiles (UGC) ha indicado que los hechos han tenido lugar sobre las 05:00 de la madrugada en un bar donde se encontraban con sus parejas un teniente y un sargento.

“Según tenemos constancia, las personas que presuntamente han hecho esta agresión podían estar vinculadas al movimiento denominado “Ospa Eguna” (día de la huida), de la izquierda radical abertzale, para reclamar la expulsión de las fuerzas de seguridad estatales de País Vasco y Navarra, una vieja reclamación de ETA”, precisa la UGC en un comunicado.

Y añade que desean que “la ley actúe con todo el peso y rigor sobre los agresores”, a los que acusa de actuar de tal forma “por el mero hecho de ser guardias civiles” las víctimas.

Por ello expresan su “rotunda condena por este acto de unos salvajes y desaprensivos por promover una cultura de odio hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y en este caso en particular hacia el cuerpo de la Guardia Civil”.

La UGC desea a los heridos una pronta recuperación, al tiempo que señala que estudiarán “los posibles actos jurídicos que se pudieran emprender en defensa” de sus compañeros.