Dos explosiones en plantas químicas de BASF dejan al menos un muerto y varios desaparecidos

Al menos una persona ha muerto hoy, cuatro han resultado heridas y varias más permanecen desaparecidas a causa de una violenta explosión en una planta del gigante químico alemán BASF en Ludwigshafen (oeste de Alemania), según las autoridades locales. La deflagración que ha tenido peores consecuencias ha sido la que se ha producido en Ludwigshafen, en el suroeste de Alemania, según han informado la compañía y las autoridades locales. La otra explosión, que ha sido la primera, ha ocurrido en las instalaciones de BASF de la ciudad de Lampertheim, ubicada a tan sólo 30 kilómetros de Ludwigshafen.

La deflagración de la planta de Ludwigshafen se ha producido hacia las 11.30 horas en unas conducciones del puerto norte, donde la factoría de BASF se abastece de gas licuado y petróleo, y los productos químicos lanzados a la atmósfera podrían suponer un riesgo para la población cercana. Un portavoz de la compañía ha detallado que a través del sistema de tuberías donde se ha originado la explosión se transportan productos semielaborados desde los barcos hasta determinados puestos de producción.

“Durante unos trabajos en unas tuberías se produjo una explosión que resultó en un incendio”, explicó la empresa en un comunicado.

Los vecinos de Ludwigshafen también se han visto afectados por la deflagración ya que los bomberos han hecho un llamamiento a la ciudadanía para que no salga de sus casas, cierre puertas y ventanas y desconecte los sistemas de aire y ventilación. La propia empresa pidió también a los vecinos de Ludwigshafen “evitar permanecer en espacios abiertos y mantener las puertas y ventanas cerradas”. Asimismo han aconsejado a los conductores que eviten la zona.

La explosión de Ludwigshafen ha provocado una densa nube de humo, que puede provocar malos olores y dificultades de visibilidad en la parte norte de la ciudad, según han alertado las autoridades. No obstante, en la página web de la ciudad vecina de Mannheim se informa a los vecinos que no se descarta que la nube de humo acabe llegando también a este núcleo urbano, por lo que se recomienda precaución y mantener las puertas y ventanas cerradas.

El suceso de Lampertheim, por su parte, ha tenido lugar en una planta de aditivos para plásticos, donde ha explotado de un filtro por motivos por el momento no aclarados. Un incidente que no ha supuesto la expulsión de químicos peligrosos a la atmósfera, según los medidores de contaminantes de la empresa. BASF ha reconocido que en este primer incidente cuatro trabajadores han resultado heridos y han tenido que ser trasladados a un hospital cercano.

La actividad se ha paralizado en los dos centros industriales afectados, con lo que BASF acumula 16 interrupciones de la producción en algunas de sus plantas alemanas en lo que va de año, frente a los 13 incidentes registrados en el conjunto de 2015. Las instalaciones de BASF afectadas hoy por las explosiones son importantes para la compañía para el abastecimiento de materias primas y en ellas se trabaja con líquidos inflamables y gas líquido.