Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Martes, 6 de diciembre de 2016

El Maresme, epicentro de una trama mafiosa de falsificaciones para el ‘top manta’


top-mantaSiete detenidos ayer en una operación policial contra la falsificación y distribución de productos destinados al ‘top manta’ coordinada por el Servicio de Vigilancia. La operación, que se desarrolló ayer entre las 9 y las 11 horas, en la que colaboraron 200 agentes de las policías locales de las poblaciones donde se han efectuado los registros: Barcelona, Mataró, Badalona y L’Hospitalet de Llobregat, no está cerrada, por lo que no se descartan más detenciones. Sin embargo, fuentes del operativo dan por desarticulada la trama con la detención de la supuesta cúpula mafiosa que formaba un matrimonio español, de unos 50 años, residente en la pequeña población de Òrrius (Maresme) donde, según los vecinos, ayer se mostraban extrañados, ya que nunca habían levantado sospechas y sólo se conocía que él había trabajado en el Port de Barcelona.

El operativo de delitos contra la propiedad intelectual se inició de forma simultánea para evitar filtraciones dirigido por el titular del juzgado número 32 de Barcelona que coordinó a los agentes locales en los registros a 15 viviendas, tiendas y almacenes, en los que incautaron miles de productos falsos de acreditadas marcas comerciales con los que se abastecía el mercado ilegal del ‘top manta’. En Barcelona, la policía accedió a dos domicilios de las calles Sàsser y Marsala, que los vecinos ya habían denunciado por el constante trasiego de inmigrantes con grandes bolsas y detuvieron a un individuo de nacionalidad senegalesa.

En Mataró, con 25 efectivos de la Policía Local, registraron nueve establecimientos entre locales, almacenes, una tienda en la calle Rosellón del barrio de Cerdanyola regentada por una familia de etnia gitana y otras en Rocafonda y Cirera, donde ha habido un detenido. En Badalona, la operación se centró en el barrio de Sant Roc en pisos habilitados como supermercados en las calles Cáceres, Alfons XII y Santa Joanna de l’Estonnac, donde los vendedores ambulantes podían escoger entre la mercancía expuesta la que después vendían en las zonas turísticas.

La banda, una de las mayores desarticuladas hasta el momento, estaba perfectamente organizada y contaba incluso con maquinaria para la estampación. El cerebro de la trama, el matrimonio español residente en Òrrius, organizaba la compra de material textil a mayoristas chinos de Badalona, que después distribuía por talleres y tiendas regentadas por familias marroquíes en Badalona y de etnia gitana en Mataró, preparadas para llevar a cabo las falsificaciones. El producto fraudulento, especialmente ropa deportiva, era ofrecido a los vendedores ambulantes de Barcelona desde los pisos francos. En la zona del Besòs también se localizaron empresarios chinos que facilitaban los logotipos de las marcas para estampar en la ropa, zapatillas deportivas e incluso en botellas de colonia.

 

Más historias deSucesos

A %d blogueros les gusta esto: