Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Viernes, 2 de diciembre de 2016

Josep Garganté queda absuelto automáticamente en el juicio porque el médico ha renunciado a denunciarle


Josep Garganté abandonaba la Ciutat de la Justícia este jueves por la mañana levantando el puño entre vítores de sus seguidores, visiblemente contento después del giro inesperado que se ha producido en el juicio en el que debía sentarse como acusado de un delito leve de coacciones (las antiguas faltas).

El concejal de la CUP ha quedado absuelto porque el juicio no ha llegado a celebrarse ya que el médico, que era el afectado del caso, no ha ratificado la denuncia. De hecho, antes de iniciar la vista el juez le ha preguntado al doctor si quería reafirmar la denuncia y éste le ha respondido que él “no había presentado ninguna denuncia”. En este momento, el juez ha dado por concluido el procedimiento ya que al tratarse de un delito leve el juicio sólo puede continuar si el perjudicado o el afectado presentan denuncia. Automáticamente, la causa se ha cerrado con la absolución de Garganté por falta de acusación.

En la conversación previa a la celebración del juicio, el médico ha detallado que “fue un asunto en el que [Garganté] quiso que pusiera una cosa en el informe médico que no era verdad y yo le dije que eso no lo quería hacer”. El concejal de la CUP debía responder ante la justicia por haber presionado a un médico del ambulatorio Perecamps para que cambiara el expediente sanitario de un mantero que había quedado herido y se hiciera constar que fue por una agresión de la Guardia Urbana. La actuación de Garganté fue grabada por el móvil de un agente de la policía municipal que estaba siendo tratado en un box colindante a donde se produjeron los hechos.

“Hemos estado meses viviendo un montaje policial. Lo ha sido desde el minuto cero. Todos estos meses, las fuerzas políticas de la oposición y los medios de comunicación nos habían sentenciado y hoy es una tremenda bofetada que se lleva el montaje policial”, ha afirmado Garganté a la salida del juicio.

En el exterior de la Ciutat de la Justicia se han concentrado una treintena de agentes de la Guardia Urbana, convocados por varios sindicatos policiales, que se han intercambiado gritos y reproches con el centenar de miembros de la CUP, del sindicato de manteros y de los yayoflautas que también se han concentrado para dar apoyo a Garganté. La tensión ha ido subiendo de tono hasta que los Mossos se han desplegado para separar a ambas partes.

Más historias deSucesos

A %d blogueros les gusta esto: