Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Jueves, 8 de diciembre de 2016

Una lluvia de balas cae sobre uno de los mejores campus científicos de España


Los trabajadores de uno de los mejores centros científicos de España, el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), han sido instados por la dirección de su organismo a cambiarse de despachos y entrar por otras puertas tras descubrirse en el lugar balas e impactos de proyectiles, presuntamente procedentes del cercano campo de la Federación Madrileña de Tiro Olímpico. Ambas instalaciones se encuentran a tan solo 800 metros de distancia, dentro del Campus de Excelencia Internacional UAM+CSIC, en Madrid. La federación niega que las balas sean suyas, aunque la Guardia Civil acaba de decretar el “cierre cautelar” de la mitad del campo de tiro.

Puñado de balas halladas en las inmediaciones del CFTMAT.

Puñado de balas halladas en las inmediaciones del CFTMAT. Manuel de León

“Como algunos de vosotros sabéis, desde la dirección hemos adoptado algunas medidas para evitar el riesgo asociado al posible impacto de proyectiles en la fachada orientada hacia el campo de tiro”, informaba a todo el personal del ICMAT un mensaje de correo electrónico fechado el pasado 18 de octubre, al que ha tenido acceso Materia. “Entre estas medidas se encuentran la reubicación de investigadores en otros despachos, recolocación de mobiliario y otros consejos básicos”, proseguía el correo, firmado por el vicedirector del ICMAT, David Martín.

En el Centro de Física Teórica y Matemáticas (CFTMAT) —un edificio que engloba al ICMAT y al también puntero Instituto de Física Teórica (IFT)— trabajan unas 250 personas. Por allí pululan figuras internacionales de la ciencia, como Simon Donaldson y Charles Fefferman, ganadores del equivalente a un Nobel de Matemáticas, e Ignacio Cirac, pionero en el campo de los ordenadores cuánticos.

La Guardia Civil procedió el 10 de noviembre al “cierre cautelar” de medio campo de tiro, tras siete denuncias del CFTMAT desde 2012

En el vecino campo de tiro, por su parte, se organizan eventos como el próximo Cowboy Action Shooting, en el que los tiradores disparan vestidos de vaqueros tras liberarse de unos grilletes. La federación, subrayan los científicos consultados, también ofrece a los miembros de la Guardia Civil y la Policía el acceso a la práctica de tiro en sus instalaciones por un precio reducido de cinco euros la hora.

“Estamos muy preocupados por la seguridad del personal del CFTMAT”, explican fuentes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que gestiona el centro junto a varias universidades. El CFTMAT ha interpuesto siete denuncias a la Policía Nacional y a la Guardia Civil desde el 10 de septiembre de 2012, cuando el vigilante del edificio informó de “un impacto de bala en una de las ventanas de la planta baja así como del proyectil que en el lugar se encontraba”, según un atestado policial. El documento también daba cuenta de otro “proyectil de bala en la puerta del edificio” hallado por “la señora de la limpieza” y un tercero encontrado por el vicedirector del centro, nuevamente en la puerta de acceso.

Oferta para las fuerzas de seguridad del Estado.

Oferta para las fuerzas de seguridad del Estado.

El último incidente, hace poco más de un par de meses, fue “un sobresalto ocasionado por impactos de balas en los cristales de uno de los despachos del Instituto de Física Teórica”, según relató el director del ICMAT, Antonio Córdoba, a todos los trabajadores en un e-mail el 6 de septiembre. El físico cuántico Germán Sierra, cuya mesa era una de las más cercanas a la colisión, tuvo que cambiar de dependencias.

“Las llamadas por parte del CSIC para solicitar información sobre cómo van las pesquisas a estos cuerpos de seguridad son constantes. De hecho, el 13 de septiembre escribimos a la Guardia Civil para reclamar las medidas necesarias con el fin de que estas situaciones no se volvieran a repetir, pero de momento no hemos tenido respuesta”, señalan las mismas fuentes del CSIC.

“Cualquier día va a ocurrir una desgracia”, lamenta el matemático Manuel de León, que lleva años denunciando la situación. En su cuenta de Twitter ha mostrado puñados de balas recogidas en las inmediaciones del CFTMAT. De León, como otras fuentes científicas consultadas, acusa a las fuerzas de seguridad de pasividad durante cinco años, mientras seguían apareciendo en las inmediaciones del edificio balas de diferentes calibres, entre ellos 9 mm Parabellum, precisamente el utilizado por Guardia Civil y Policía, aunque también es usado en tiro deportivo.

Nuevas instalaciones de la Federación Madrileña de Tiro Olímpico.

Nuevas instalaciones de la Federación Madrileña de Tiro Olímpico. FMTO

Sin dar ninguna respuesta oficial a los científicos, la Guardia Civil finalmente procedió el 10 de noviembre al “cierre cautelar” de dos de las cuatro galerías del campo de tiro, según detalla Andrés Martínez, presidente de la Federación Madrileña de Tiro Olímpico. Su organización ya ha pedido la reapertura de las instalaciones, tras colocar unos mostradores que impiden determinados ángulos de tiro. Espera la reapertura para el 10 de diciembre.

El presidente de la Federación Madrileña de Tiro Olímpico cree que alguien coloca las balas para conspirar contra él

Martínez muestra un “informe balístico” de 19 páginas realizado por la propia federación y presentado a la Guardia Civil el 17 de noviembre. El documento concluye que “las presuntas balas o fragmentos de material no provienen de las instalaciones del Centro de Alto Rendimiento de la Federación Madrileña de Tiro Olímpico”. Martínez, que fue campeón de España de tiro con carabina, pone otra hipótesis sobre la mesa: una conspiración contra su presidencia.

Cartel de una actividad para disparar disfrazado de vaquero.

Cartel de una actividad para disparar disfrazado de vaquero. FMTO

El próximo 17 de diciembre, los más de 5.000 federados podrán votar en las elecciones a la presidencia de la federación. Pero no serán los comicios de 2016, sino los de 2012, que fueron anulados entonces por la Comisión Jurídica del Deporte de la Comunidad de Madrid, tras denuncias de irregularidades presentadas por los opositores a Martínez. “Las balas siempre aparecen en los años electorales de la federación, en lugares visibles. Alguien las está dejando allí para crear revuelo y desprestigiarnos”, cree el presidente.

Martínez, en una web creada para las elecciones, explica el posible interés de controlar la Federación Madrileña de Tiro Olímpico. Es un lugar donde se pueden llevar a cabo las pruebas requeridas a los vigilantes de seguridad, un negocio con facturaciones que pueden alcanzar el millón de euros en 10 años. Respecto al impacto de septiembre en una ventana del Instituto de Física Teórica, Martínez sostiene que se debió a un proyectil de escopeta de caza: “Nos consta que hay furtivos cazando jabalíes en la zona”.

“Nos acusarán de meter miedo, nos acusarán de que somos nosotros los autores, pero lo que jamás podrán negar es que continuamente se están cerrando las galerías de tiro por no adecuarlas a la normativa porque no invierten el dinero necesario”, sostienen en su web los opositores, liderados por Juan Carlos Ballesteros, del Club Deportivo Centro Madrid.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos —encargada de las pesquisas— afirman que su investigación, tras coger el testigo de la Policía Nacional, arrancó en 2014 y sigue abierta. “Todavía no tenemos pruebas de balística, porque requieren tiempo y se priorizan los homicidios”, explican. Sin embargo, señalan, ya hay suficientes “indicios y sospechas” como para proceder ahora al cierre cautelar de medio campo de tiro. “Nos da igual de dónde vengan las balas, pero queremos que esto se acabe ya”, sentencian desde el CSIC.

Más historias deEspaña

A %d blogueros les gusta esto: