Unas terceras elecciones consolidarían al PP de Rajoy como partido hegemónico en España

Si se celebraran este 16 de octubre de 2016 en España unas terceras elecciones generales, el PP consolidaría su primera posición y vería incluso aumentados sus apoyos (Mariano Rajoy, fiel a su espíritu, quiere montar un Gobierno con pocos cambios).

Si el 26-J los populares obtuvieron un porcentaje de voto del 33%, el sondeo de Metroscopia que publica este domingo ‘El País’, que fue realizado entre los pasados 10 y 13 de octubre, atribuye a la formación de Mariano Rajoy un respaldo electoral del 37,8%. Casi cinco puntos más de los que cosechó en las últimas elecciones (Ignacio Camacho advierte a Rajoy: “Tiene que renovar una estructura que funcionó como una auténtica máquina de robar”).

El incremento de su porcentaje no responde tanto a una posible fuga de votos desde las filas de Ciudadanos, como a un incremento de la abstención, que sería cinco puntos superior a la de junio en unos hipotéticos nuevos comicios (El Gobierno Rajoy presenta a Bruselas un presupuesto prorrogado).

De hecho, la formación de Albert Rivera, según el mismo sondeo, retrocedería 1,5 puntos respecto del resultado que obtuvo hace casi cuatro meses (13,1%).

En esa franja de porcentaje, sin embargo, el riesgo de perder un número alto de escaños por el reparto de los restos aumenta considerablemente.

La encuesta de Metroscopia confirma los peores temores de muchos militantes y dirigentes socialistas. El partido sufriría, de celebrarse ahora nuevos comicios, una doble pérdida, con un retroceso de 4,7 puntos respecto al apoyo obtenido el 26-J, y en su posición respecto a la primera fuerza.

Cedería el segundo puesto en favor de Unidos Podemos, que le superaría en más de cuatro puntos en estimación de voto.

Aunque las cuatro principales formaciones siguen acaparando casi el 90% del voto total, el equilibrio de fuerzas entre los dos bloques ideológicos, el centro-derecha (PP+Ciudadanos) y el centro-izquierda (PSOE+Podemos) se desnivela en el sondeo de Metroscopia de un modo muy relevante a favor del primero.

En las elecciones generales del pasado mes de junio el bloque de centro-derecha sumó un 46,1% de los votos emitidos, y el de centro-izquierda un 43,8%. Es decir, una diferencia de 2,3 puntos.

En el actual sondeo, esa diferencia se acrecienta de un modo notable, hasta llegar a los 9,3 puntos (49,4% frente al 40,1%).

El aumento de esa brecha es atribuible exclusivamente a la distancia que separa al PP y al PSOE, porque las dos formaciones más nuevas, Ciudadanos y Unidos Podemos, mantienen un apoyo estabilizado.

VALORACIÓN DE LÍDERES

Cuando llega el momento de valorar a los dirigentes políticos, hay una constante, la primera posición, que ha mantenido Albert Rivera durante todos estos meses, y una competición, por la última plaza, que han protagonizado Mariano Rajoy y Pablo Iglesias.

Y en este último caso, el líder de Podemos se ha hecho con el puesto, al menos en los dos últimos sondeos de Metroscopia. Su saldo evaluativo (la diferencia entre el porcentaje de consultados que aprueba su gestión y el porcentaje que la desaprueba) es el más bajo de los cuatro principales dirigentes, con cuarenta puntos negativos.