Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Martes, 6 de diciembre de 2016

El empoderamiento de las mujeres es clave, también, para afrontar el cambio ambiental global


Desde les madres hasta las hijas pequeñas trabajan para crear estrategias de adaptación a los canmbios ambientales en la India. [David Tarrasón/ CREAF]

Esta es la conclusión del último número de la revista Ambio, que publica un volumen especial dedicado a mujeres en el que se relacionan las desigualdades de género con los cambios climáticos y ambientales. Las respuestas que dan hombres y mujeres a este tipo de problemas son distintas. Y si ambos géneros tuvieran las mismas oportunidades y derechos, seríamos más capaces de enfrentarnos al cambio global.

La colección abarca nueve casos de estudio internacionales sobre distintas sociedades y ecosistemas. Desde los vaqueros y sus pastos en Estados Unidos hasta la Suecia de los indígenas sami y sus renos, las comunidades ganaderas y agrícolas de África, el uso y el conocimiento de plantas medicinales en comunidades indígenas de la Amazonia, el estudio de la diversidad de cultivos y variedades agrícolas en la India, o los pescadores de las Islas Salomón.

Según Federica Ravera, investigadora del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) de Barcelona y coordinadora principal de la publicación, «para que las sociedades humanas sean capaces de adaptarse mejor al cambio ambiental global será necesario eliminar estas diferencias y empoderar a las mujeres, y a otros colectivos desfavorecidos, en sus comunidades».

Pero no sólo el género explica las desigualdades y la respuesta a los cambios. La forma en que cada grupo social busca soluciones para adaptarse a los cambios ambientales es muy distinta, por lo que es fundamental considerar la interacción del género con otros múltiples elementos de discriminación como la edad, la posición social y económica, la etnia o la educación, la sexualidad o las discapacidades. «Así podremos detectar y entender los casos de personas y comunidades más desfavorecidas y transformar la visión que tenemos de ellas, de víctimas a agentes de cambio. Además, considerando conjuntamente estos factores se podrán replantear las políticas actuales, normalmente muy generales y simples, y desarrollar otras más eficaces e inclusivas para cada realidad», explica Ravera.

Por ejemplo, en las mismas comunidades del Himalaya, sólo las mujeres con mayor acceso a la tierra y a la educación son capaces de conservar  la biodiversidad agrícola y la capacidad de respuesta a cambios ambientales. Esto ocurre en particular cuando ellas mantienen un control sobre la toma de decisiones y las actividades agrícolas, uniendo sus fuerzas en trabajos colectivos y tejiendo redes sociales de intercambio.

Según Ravera, esta es la primera vez que una colección de estudios aplica una aproximación feminista al estudio sobre el cambio ambiental global. Para ello, ha sido necesario abrir la investigación a distintas disciplinas, métodos y técnicas tanto de las ciencias naturales como sociales.

Más información en AMBIO.
Fuente: CREAF.

Más historias deIntelectualidad

A %d blogueros les gusta esto: