Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Viernes, 9 de diciembre de 2016

La paranoia de Stalin


Andre Gide denunció los abusos de Stalin





Ver test




¿Cuánto sabes sobre la Segunda Guerra Mundial?


El delito que cometieron los asesinados por orden de Stalin no sólo fue discrepar de su política; la mayoría fueron liquidados sin motivo aparente, sólo por el capricho del dictador, que en su paranoia veía enemigos en todas partes. Los partidarios de Trotski fueron deportados a la tundra siberiana y a inhóspitos lugares próximos al Ártico. La lista de depurados y asesinados incluyó a campesinos, obreros, intelectuales, minorías étnicas y también a amigos y familiares del propio dictador. Su furia alcanzó al músico Dmitri Shostakóvich, que fue denunciado por escribir piezas que nadie podía silbar. La espiral de violencia asesina fulminó a muchos de los comisarios políticos que sirvieron en la Guerra Civil española –como Mijail Koltsov– y acabó con la carrera de eminentes profesionales como el ingeniero aeronáutico Andréi Túpolev.

Nadie que haga sombra

Mientras en la Unión Soviética se exterminaba a millones de seres humanos, entre ellos a los más brillantes integrantes del bolchevismo, los burócratas de los partidos comunistas de Occidente siguieron alabando las virtudes del paraíso soviético y de su líder. A finales de los años treinta y principios de los cuarenta del siglo pasado sólo unos pocos intelectuales, como Arthur Koestler, André Gide, George Orwell o John Dos Passos, se atrevieron a denunciar la dictadura criminal de Stalin.

Más historias deIntelectualidad

A %d blogueros les gusta esto: