EEUU, el mayor proveedor de violencia del mundo

soldado-yemen-620x349
Soldado yemení

En EE.UU. el activismo por la paz, lamenta el ataque saudí que se cobró la vida de 148 personas que asistían a un funeral en Saná, capital de Yemen.

Y conmemoraron a las víctimas en una vigilia y protesta contra la participación estadounidense en los ataques. Pidieron a su gobierno que detenga la venta de armas al país árabe que está cometiendo una carnicería en Yemen.

Cuerpos cubiertos con sabanas ensangrentadas frente a la Casa Blanca, representan a las víctimas del más mortífero ataque saudí que se cobró la vida de 148 inocentes yemeníes que asistían a un funeral en Saná.

Activistas de la organización pacifista CODEPINK y aliados, realizaron una vigilia para conmemorar víctimas y condenar la venta de armas de EE.UU. a Arabia Saudí.

Entre los armamentos prohibidos, se acusa a Arabia Saudí del uso de bombas de racimo y fósforo blancos provistos por EE.UU. y su complejo industrial militar.

Diecinueve meses han transcurrido desde el inicio de esta guerra; reportes de Naciones Unidas indican que el número de muertos sobrepasa los diez mil.

La pregunta del activismo es: ¿Cuántas personas más tienen que morir para conmover a las esferas de poder y se detenga esta carnicería humana?

Alfredo Miranda, Washington.

akm/nal