Ir a…

Noticiero Universal

Mil Noticias en Tiempo Real

Domingo, 11 de diciembre de 2016

El general Mattis se perfila como secretario de Defensa de Trump


El general retirado de los Marines James Mattis es el elegido por Donald Trump para ser su secretario de Defensa, según informaron este jueves el diario The Washington Post y la cadena CNN.

El portavoz del presidente electo dijo que todavía no se ha tomado una decisión, mientras que el hijo de Trump reenvió en Twitter una noticia sobre la designación.

Mattis partía como favorito para el cargo, pero su nominación, que debe aprobar el Senado, no está garantizada: antes debería autorizarse una excepción dado que la ley prohíbe que los jefes de Defensa hayan servido en las Fuerzas Armadas en los siete años previos.

Mattis, de 66 años, terminó hace menos de cuatro años su carrera militar. El único precedente es de 1950 cuando el Congreso aprobó una excepción para George Marshall, el mítico general de la Segunda Guerra Mundial e impulsor del plan de reconstrucción de Europa tras la contienda. La designación corre el riesgo de diluir las barreras entre el mundo civil y militar en la compleja burocracia del Pentágono.

Trump ya escogió al general retirado Michael Flynn como su asesor de seguridad nacional y baraja nombrar como secretario de Estado al también general retirado David Petraeus.

Mattis es un experto en Oriente Próximo y uno de los estrategas militares más importantes de los últimos años. Como el presidente electo de Estados Unidos, defiende una estrategia más robusta contra el terrorismo islamista e Irán, y un acercamiento a Israel. El pasado abril, definió al régimen de Teherán como la “amenaza más duradera a la estabilidad y la paz” en la región y dijo que el acuerdo nuclear no frenará sus ambiciones atómicas.

A Mattis y Trump les gusta hablar en términos agresivos y consideran que la presidencia de Barack Obama ha debilitado la impronta de EE UU en Oriente Próximo. Pero el general retirado marca distancias con Trump en algunos asuntos. Defiende un papel intervencionista de Washington en la arena internacional, algo que el republicano cuestiona. Y se opone al uso de la tortura contra sospechosos de terrorismo mientras que Trump avala la técnica prohibida del ahogamiento simulado (waterboarding).

Detrás de su fachada de hombre duro y franco, Mattis tiene una faceta humanista e intelectual. Durante su etapa en Irak, urgía a los soldados que ser conscientes de que debían tratar correctamente a la población civil. Y les daba listas de libros que debían leer. Es conocida su pasión por Lawrence de Arabia y Marco Aurelio.

Mattis se retiró en 2013 como jefe del Comando Central del Ejército de EE UU, responsable de Oriente Próximo y Asia Central, tras más de cuatro décadas de servicio en el Cuerpo de Marines. También fue responsable del proceso de transformación de la OTAN, una organización que Trump cuestionó en campaña. Y tuvo un papel clave en algunas de las batallas más importantes de las guerras de Afganistán e Irak.

Más historias deEEUU

A %d blogueros les gusta esto: