Trump, en caída libre en los sondeos, habla de fraude electoral

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, denunció otra vez que podría haber un fraude electoral en EE.UU., mientras pierde apoyo en los sondeos.

“Está claro que se ha puesto en marcha un amplio fraude en el voto antes y durante la elección. ¿Por qué los líderes republicanos niegan lo que ocurre? ¡Qué ingenuos!”, escribió el lunes el aspirante republicano a la presidencia de EE.UU., en su cuenta de Twitter.

Trump busca desesperadamente dar vuelta a los resultados de las encuestas que le colocan cada vez más lejos de su rival demócrata, Hillary Clinton, con quien se medirá el miércoles en un tercer y último debate televisivo que tendrá lugar en Las Vegas (estado de Nevada). La tendencia de los sondeos en contra del republicano se acentuó luego de que se divulgara un vídeo en el que este hacía comentarios vulgares sobre las mujeres, y tras lo cual, ha sido objeto de repetidas acusaciones de abuso sexual.

Por supuesto se produce fraude electoral a gran escala antes y durante la elección. ¿Por qué los líderes republicanos niegan lo que está ocurriendo? ¡Qué ingenuos!”, escribió el lunes el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

El magnate neoyorquino no ha dudado en acusar a los medios de comunicación estadounidenses de favorecer a la ex secretaria de Estado en la carrera hacia la presidencia, Argumenta que estos dedican espacios televisivos a las acusaciones de abuso sexual que pesan sobre en su contra pero que él rechaza. En sus extrañas reacciones, el magnate neoyorquino pidió a Clinton que se haga un test de drogas antes del tercer debate.

Mientras tanto, su compañero de fórmula, Mike Pence también se sumó a este discurso retórico, aduciendo que los medios nacionales constantemente intentan cambiar de tema e ignorar deliberadamente la corrupción y tráfico de influencias de los Clinton.

No obstante, Ponce ha sido más precavido ante las denuncias de fraude, al afirmar que “aceptaremos absolutamente” el resultado de la elección del próximo 8 de noviembre.

Cabe destacar que en EE.UU. son los estados, mayoritariamente controlados por el Partido Republicano, y las instituciones locales los encargados de organizar las elecciones, por tanto, de producirse un fraude masivo significará un conspiración de los republicanos contra su candidato y a favor de Clinton.

Por ello, el secretario del estado de Ohio (noreste de EE.UU.), el republicano Jon Husted, quien supervisa las elecciones en su estado, insistió el lunes en que Trump es “irresponsable” al hacer acusaciones de fraude.

krd/ncl/myd/hnb