Inicio Actualidad Económica Así es el paquete de medidas que Planas ha presentado a los...

Así es el paquete de medidas que Planas ha presentado a los agricultores: cargado de promesas, pero no de realidades

Por fin Luis Planas y su equipo han presentado una propuesta formal y por escrito a las tres organizaciones agrarias reconocidas (ASAJA, COAG Y UPA), con las medidas que pretende adoptar el Gobierno en respuesta a las reivindicaciones planteadas por parte de los agricultores y ganaderos durante los dos últimos meses de movilizaciones. El documento de doce páginas se puede dividir en dos grandes bloques. En el primero se recogen las actuaciones para flexibilizar la PAC actual y el Plan Estratégico nacional que se remitió en su día a Bruselas. Se trata de modificaciones en las llamadas BCAM (Buenas Condiciones Agrícolas y Medioambientales) así como en los ecorregímenes en superficies de pasto, tierras de cultivo, cultivos leñosos, espacios de biodiversidad, la presentación de fotos geo-etiquetadas, el cuaderno digital de explotación y algunas normas que afectan a la ganadería. Estas propuestas están en línea con las aprobadas el pasado martes por el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE a propuesta de la Comisión Europea, que todavía no son definitivas, porque deben recibir el visto bueno del Parlamento Europeo antes de que finalice la actual legislatura, dentro de poco más de veinte días.

En el otro gran bloque se recogen las medidas que está dispuesto a adoptar el Gobierno. En general no hay novedades significativas y Planas y su equipo se limitan, en unos casos, a prorrogar actuaciones que ya estaban en marcha, mientras que en otros anuncian que plantearan peticiones en Bruselas. Entre estas últimas destacan las relativas a las cláusulas espejo diciendo que “el Gobierno defenderá en los foros, comunitarios y multilaterales, incluida la Unión Europea en la negociación y modernización de los acuerdos comerciales con terceros países y la Organización Mundial de Comercio (OMC), la aplicación de las denominadas cláusulas espejo, de manera que los productos agrícolas y ganaderos importados estén sometidos a las mismas reglas que los productos comunitarios, particularmente en lo referido al empleo de productos fitosanitarios autorizados en la UE”. Asimismo, Planas anuncia la creación de un grupo de trabajo permanente para el seguimiento de las exportaciones e importaciones agrícolas y el refuerzo de los controles en frontera, pero sin especificar cómo lo hará. También dice que se reforzarla la aplicación de la Ley de la Cadena Alimentaria. En seguros agrarios, otra de las reivindicaciones del sector, ofrece diálogo y mantener las subvenciones actuales.

En el capítulo de medidas fiscales, de financiación y laborales destaca la prórroga de las que se aplican, pero sin novedades significativas, como si durante los dos últimos meses no hubiese tenido lugar la oleada de movilizaciones más importante de este siglo. También anuncia actuaciones en materia de sanidad animal como la financiación de los gastos destinados a las campañas del Plan de Actuación sobre Tuberculosis y las enfermedades emergentes como la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica, pero sin dar más datos, y la convocatoria de un foro de ganadería extensiva. Finalmente, plantea una iniciativa con las Comunidades Autónomas para reforzar la incorporación de jóvenes a la actividad agraria.

Ahora falta saber si esta es una propuesta para negociar o, como anunció el subsecretario de Agricultura semanas atrás a las organizaciones, en caso de que no la firmen se retirará y una parte de esas medidas decaerán. El “Paquete Planas” está todavía muy lejos de las reivindicaciones que se han planteado a lo largo de las últimas ocho semanas largas de protestas. Además, en bastantes casos no deja de ser un catalogo de buenas intenciones y de promesas bastante vacías de contenido. Se echan en falta medidas concretas que corresponden al Ministerio de Transición Ecológica, como las relacionadas con la protección del lobo y las relativas al agua. Mientras tanto, en los últimos días se han multiplicado los anuncios de que continuarán las movilizaciones y protestas, que han sido la principal noticia agraria del primer trimestre.

Por otro lado, y en estrecha relación con lo anterior, durante el cuatrimestre que comienza y que va hasta el paréntesis veraniego, habrá que estar muy atentos al proceso de elecciones al Parlamento Europeo y a sus consecuencias. Lo primero es conocer si en las listas de las principales formaciones políticas se incluyen a candidatos relacionados con el sector agrario que se conozcan los entresijos de la PAC y la financiación de la UE. En la próxima legislatura tocará negociar las nuevas Perspectivas Financieras de la UE a partir de 2028 y otra PAC. Después, una vez conocidos los resultados, llegará el momento de designar al comisario español y saber quién se hará cargo de la Comisaría de Agricultura. Vamos, que viene un cuatrimestre muy cargado y decisivo.