Así es la reforma fiscal de Estados Unidos

Después de pasar los primeros nueve meses del año tratando inútilmente de revocar la reforma sanitaria del presidente Barack Obama, el llamado Obamacare, Trump parece que tendrá su primer gran éxito con la mayor rebaja de impuestos desde la época de Ronald Reagan (reforma de 1986).

La Ley de Recortes y Empleos Tributarios se aprobó en el Senado el sábado pasado con una votación ajustada de 51 frente 49 votos. Se propone reducir el impuesto de sociedades al 20%, mientras que cambia los tramos de impuestos sobre la renta y reducen significativamente las exenciones.

A partir de este momento, queda el escollo de la Cámara Baja (Cámara de Representantes) que existen ligeras diferencias con el proyecto de ley del Senado, pero todo parece indicar que podrán ser superadas antes de finalizar el 2017.

¿En qué consiste el proyecto de ley que ha salido del Senado?

En primer lugar, el proyecto de ley que ha aprobado el Senado crea siete tramos en el impuesto sobre la renta comparados con sólo cuatro en el proyecto de ley de la Cámara de Representantes. Los tramos del Senado van desde un mínimo del 10% hasta un tipo marginal máximo del 38,5% para los contribuyentes más ricos. Los otros cinco tramos serían 12%, 22,5%, 25%, 32,5% y 35%.

Una de las medidas más esperadas era la rebaja del impuesto de sociedades. Estados Unidos destacaba como uno de los países con el tipo marginal sobre sociedades más alto del mundo (39,1%), sólo por detrás del Chad (40%) y Unión de Emiratos Árabes (50%). El tipo general de sociedades está en el 35% y el Senado está de acuerdo en rebajarlo hasta el 20%.

Soci

El mínimo exento casi se duplicaría hasta los 24.000 dólares al año para los contribuyentes casados y 12.000 dólares para los que son declarantes solteros. Actualmente, el mínimo exento es de 12.700 dólares para parejas casadas que se presentan conjuntamente y 6.350 dólares para contribuyentes solteros.

Se busca beneficiar a las grandes empresas con impuesto único sobre la repatriación de alrededor de 2,6 billones de dólares de activos que se encuentran actualmente fuera de los Estados Unidos.

Una de las cuestiones más polémicas es que se pretende dar “un toque” al Obamacare, revocando la obligatoriedad del llamado mandato individual. En consecuencia, se eliminaría la penalidad que se había establecido para quienes no adquieran seguro médico del mercado de seguros de Obamacare.

Las principales diferencias del Senado y la Cámara Baja

La reforma fiscal de Trump aún no está en marcha debido a que debe aprobarse también en la Cámara Baja (Cámara de Representantes), para que finalmente sean ambas cámaras las que dan luz verde a la bajada impositiva. Hasta ese momento, ambas cámaras existen diferencias que deberán ajustarse las próximas semanas para llegar a un acuerdo final.

senado

Si nos centramos en las diferencias, el Senado pretende que la reducción del impuesto de sociedades del 35% hasta el 20% se efectúe con un año de retraso, es decir 2019. Por el contrario la Cámara de Representantes pretende que entre en vigor a partir del próximo año.

El actual proyecto ley que ha salido del Senado mantiene hasta siete tramos impositivos en el impuesto sobre la renta que expirarían en 2025. En comparación, la Cámara de Representantes reduce estos siete tramos hasta cuatro tramos del 12%, 25%, 35% finalmente, 39,6% y serían de carácter permanente.

Consecuencias sobre el déficit y la deuda pública

Las actuales estimaciones sobre la reforma valoran que únicamente el 44% de los estadounidenses verán una reducción anual de más de 500 dólares. No obstante, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, indicó que la reforma permitirá un ahorro a las familias promedias de 1.182 dólares.

El Comité Conjunto de Impuestos del Congreso no partidista ha calculado que el proyecto de ley del Senado agregaría 1 billón de dólares a la deuda pública durante la próxima década, incluso cuando se tiene en cuenta el crecimiento económico que aportaría 0,8 puntos porcentuales de PIB anual.

Eeuu G

Las estimaciones del gobierno, que proyectaron una suma acumulada de 1,4 billones de dólares agregados a la deuda pública actual, no tomaron en cuenta un boom del crecimiento económico que el paquete tributario provocaría.

El crecimiento económico fruto de la rebaja impositiva sólo aportaría a las arcas públicas 408.000 millones de dólares, dejando un enorme agujero de 1 billón de dólares que llenar.

Eso significa que, a menos exista un compromiso para el control del gasto federal o bien se incrementen los impuestos, la deuda del gobierno seguirá avanzando en los próximos años hasta niveles no vistos desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Los grandes bloques económicos miran con recelo esta reforma fiscal

La competencia fiscal no tiende a gustar a los países, ya que supone abrir el disparadero para ver que país es capaz de ser el más competitivo con una menor carga fiscal, lo que conlleva a reducir el control presupuestario por parte del sector público.

En esta ocasión la Unión Europea y China han expresado su preocupación de que el actual proyecto de ley no cumpla con las normativas internacionales y recalcan que pueden haber consecuencias adversas en los mercados locales.

Por ello, Alemania y Francia iniciado una investigación, a través de la Comisión Europea y el servicio jurídico de la Unión Europea, para comprobar si la legislación tributaria aprobada por el Senado de los Estados Unidos viola las leyes comerciales y fiscales internacionales.

Desde China, existe un nerviosismo sobre focalizado en el descenso de la tipo del impuesto de sociedades ya que podría impactar negativamente a los mercados interno chino y crear serios desajustes internos (como si no fueran suficientes la gran burbuja inmobiliaria que arrastran).

Loading...