CaixaBank eleva su provisión por las cláusulas suelo y Popular la rebaja

Este lunes arranca el proceso para reclamar en las entidades por las cláusulas suelo que aprobó el Gobierno el viernes. Con la entrada en vigor del decreto, las entidades han hecho repaso de los posibles impactos que la devolución del dinero a los clientes con contratos poco transparentes y le han enviado la información al regulador bursátil. En todo caso, la mayoría de las entidades mantiene sus cálculos iniciales y no considera que habrá un impacto significativo sobre lo que ya comunicó que provisionaba tras la sentencia europea de diciembre.

CaixaBank sí que realiza algunos cambios: propondrá al consejo de administración incrementar la provisión para asumir el posible impacto de la devolución de las cláusulas suelo de sus contratos hipotecarios en 110 millones de euros, con lo que el total previsto se elevará a 625 millones de euros, según ha informado este lunes la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La entidad catalana contaba con una provisión de 515 millones euros.

Popular, por su parte, ha cifrado en 229 millones de euros el importe adicional a provisionar para asumir el impacto de la devolución de las cláusulas suelo de sus contratos hipotecarios con carácter retroactivo, es decir, desde que comenzó a aplicarlas en 2009 y no cuando el Supremo falló en su contra. La cifra es menor a lo que había calculado en inicio como provisión extra. En concreto, en su información financiera del primer trimestre señaló que la retroactividad (que ha sido avalada por la justicia europea) le podía costar 334 millones de euros.

Sabadell también comunica el posible impacto por las cláusulas, pero no ha realizado provisiones extraordinarias para cubrirlo. La entidad catalana ha cifrado el impacto máximo en 490 millones de euros pero recuerda que sus cláusulas “no han sido definitivamente anuladas con carácter general por sentencia firme”. El banco señala que aplicará las medidas contempladas en el mismo dentro de los plazos establecidos en la norma, sin que tengan un efecto económico directo “ni presupongan ni prejuzguen la validez de las cláusulas suelo de sus contratos hipotecarios”. “Banco Sabadell lleva muchos meses atendiendo las inquietudes de nuestros clientes en relación con las cláusulas suelo, encontrando soluciones comerciales concretas que satisfacen las expectativas de nuestros clientes”, ha destacado la entidad.

Los mismos cálculos

Bankia ha recordado que mantiene los cálculos que ya realizó el pasado 21 de diciembre, una vez conocida la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Explicó entonces que el coste que tendría que afrontar por reclamaciones de las cláusulas suelo ascendería a unos 214 millones de euros. Explicó entonces que tenía unas dotaciones de 114 millones de euros en sus cuentas del primer semestre de 2016 para cubrir la posible eliminación de estas cláusulas desde mayo de 2013y que añadiría otros 100 millones para atender a los importes cobrados desde que se comenzaron a aplicar.

BBVA se ratifica en lo que comunicó en diciembre: ha dotado una provisión en las cuentas de este mismo año para cubrir “la contingencia de futuras reclamaciones” y estima el impacto negativo en el beneficio “preliminarmente en aproximadamente 404 millones de euros”. Es menos de la mitad de lo que explicó en julio de 2015 que, en el peor de los casos, podría significar la retroactividad. El escenario preliminar más adverso para ellos podía llegar a 1.200 millones, aunque ya señalaron que esa abultada cantidad eran cifras brutas y con hipotecas que no se contemplan en la sentencia europea.

Liberbank también ha explicado a la CNMV que la norma aprobada el viernes no afecta a la información ya comunicada por la entidad sobre este asunto en diciembre, en la que estimaba que tendrá que devolver 83 millones de euros. Esta entidad también defiende la legalidad de sus cláusulas.

Loading...