¡Campante!

Según los que llevan las cuentas, el 97% de las divisas dependen de las exportaciones de petróleo y según esas mismas cuentas ocho de cada 10 productos consumidos son importados. Y las divisas no aparecen. En cuatro años, el PIB ha caído un 50% en el país que se supone es de los más ricos en recursos petroleros.

A la “crisis humanitaria de la salud” se le agrega la crisis humanitaria alimentaria. Las imágenes de las grandes colas de los ciudadanos en procura de alimentos y de productos de uso cotidiano recorren los medios de comunicación globales.

En lenguaje dominicano, la crisis económica le queda “chiquitica” a la crisis política. La Asamblea Constituyente es el último invento de Nicolás Maduro. Hay que cambiar la Constitución. Decía Hugo Chávez de su Constitución aprobada mediante un referéndum en 1999: “nuestra Constitución está blindada de cualquier capricho personal, de una secta o grupo político”.

Parecería que su heredero termina con el blindaje. ¿Capricho personal, secta o grupo político? Ahora Venezuela tiene dos Congresos: la Asamblea Nacional y la Asamblea Constituyente. ¡Cuánta democracia!

La Asamblea Constituyente asume las competencias legislativas y la presidente, Delcy Rodríguez, hace un llamado a la “convivencia” con el nuevo “instrumento” respetando sus decisiones.

Parecería que la comunidad internacional no sabe qué hacer con Venezuela. Los intentos de diálogo entre gobierno y oposición han sido fallidos, así como la condena regional a las decisiones del gobierno de Maduro.

Y llegó Trump. Luego de la Asamblea Constituyente, la Casa Blanca entiende que representa una quiebra del orden constitucional legítimo de Venezuela e impone sanciones financieras que prohíben las negociaciones sobre nuevas emisiones de bonos por parte del gobierno de Venezuela y de la petrolera estatal Pdvsa.

Nicolás Maduro responde a las sanciones con la propuesta de que se enjuicie por “traición a la patria” a quienes en la oposición y en el extranjero se han manifestado a favor de las sanciones económicas impuestas por Donald Trump.

Como decía el anuncio Maduro sigue ¡Campante!

Loading...