Inicio Actualidad Económica ¿Cómo entender la factura de la luz?: Estas son las claves

¿Cómo entender la factura de la luz?: Estas son las claves

Abril llega, y con él los nuevos cambios en los impuestos de la factura de la luz. En este contexto de bajada de precios, es muy importante hacer una correcta lectura y así analizar si las condiciones de la compañía son adecuadas e identificar posibles costes extra.

Sin embargo, la OCU cifra el total de españoles que entienden por completo su factura de la luz en tan solo un 11%.

Por ello, Gana Energía, compañía de electricidad y gas natural, ha elaborado una guía con las claves necesarias para entender mejor la factura de la luz.

En primer lugar, se debe entender lo que es la Potencia eléctrica, que viene a corresponder al término fijo de la factura de la luz. Esta es la capacidad contratada para poder encender varios aparatos y luces a la vez.

Este medidor no depende de la electricidad que se consuma ya que, aunque el consumo sea 0, se sigue pagando por ella.

El equipamiento recomendado para un piso de unos 80m2 se sitúa entre 3,5 KW y 4,6 KW.

Por otro lado, se encuentra la Energía consumida, es decir, la parte variable de una factura. Esta puede aparecer distribuida en diferentes tramos horarios o en un solo tramo, todo dependerá del tipo de tarifa contratada.

Su coste dependerá del consumo realizado y del precio del kWh fijado por la compañía de luz. Esto último, es uno de los puntos más sensibles a las bajadas del precio de la electricidad.

También deben tenerse en cuenta el coste de alquiler de los contadores y los equipos de medida. A través de ellos, la distribuidora consulta el consumo para realizar las lecturas.

Sus precios están regulados por el Gobierno y todas las compañías aplican el mismo importe.

Por último, se encuentran los Impuestos y otros costes, que son los que más cambios han sufrido en los últimos meses.

El Impuesto Eléctrico es uno de los siguientes en tener una modificación, pues desde el 1 de abril hasta el 30 de junio pasará del 2,5% al 3,8%.

En cuanto al IVA, el tipo aplicable está sujeto al precio del MWh de electricidad en los mercados.

Si el coste está por debajo de 45€, el IVA a aplicar será del 21%. En caso de que el precio de la electricidad supere los 45€ durante todo un mes, se aplicaría de nuevo el tipo reducido del 10% del IVA.

Las compañías pueden incluir otros costes como servicios de mantenimiento, seguros de pago o servicios manitas. Estos, al igual que el mantenimiento de calderas, son ofrecidos como un extra al suministro de luz o gas.