Inicio Actualidad Económica Coronavirus: Cómo puedo liberarme temporalmente de mi préstamo

Coronavirus: Cómo puedo liberarme temporalmente de mi préstamo

Los clientes tienen la posibilidad de acudir a sus bancos y apelar al periodo de carencia para no pagar una parte o la totalidad de las cuotas

Miles de españoles han perdido sus trabajos, y con ello, su fuente de ingresos. Sin embargo, sus gastos a final de mes se mantienen fijos. La rápida escalada de acontecimientos no les ha dado tiempo de reacción y muchos ya se habían embarcado en un préstamo sin esperar lo que estaba por venir. Reformar la casa, arreglar el coche o pagar los electrodomésticos se ha convertido en una carga a la que no pueden hacer frente. Ante esta crítica situación, los clientes pueden acudir a sus bancos y apelar al periodo de carencia. Este recurso da la posibilidad de no pagar una parte o la totalidad del importe de las cuotas durante un tiempo, explica el comparador Helpmycash.

Cualquier crédito al consumo puede incluir un periodo de carencia, aunque lo más habitual es que lo incluyan los préstamos personales dirigidos a perfiles que no disponen de unos ingresos recurrentes, como los estudiantes, explica el comparador. Otra característica de los préstamos personales con carencia es su plazo, normalmente más largo que el de los créditos que no la incluyen. La negociación es bilateral, entre el cliente y la entidad, y es “habitual que se conceda si el solicitante estaba pagando el préstamo en los plazos marcados. La actual es una situación en la que los bancos comprenden que los clientes soliciten estos servicios”, señalan fuentes de una entidad bancaria consultada por LA RAZÓN. El periodo de carencia se puede pedir al inicio de la vida del crédito o más adelante, y existen dos opciones: parcial o total. La primera de ellas permite que durante el periodo de carencia el cliente solo tenga que pagar los intereses del préstamo. “Si se concede, habitualmente es de manera parcial”, no ocurre lo mismo con las carencias totales. En dicho caso, un préstamo personal con carencia total da la posibilidad de no pagar absolutamente nada durante un tiempo determinado, aunque esta alternativa no será tan fácil de conseguir y puede conllevar un sobrecoste.

Repercusión a largo plazo

Algunos perfiles son las más indicados para recurrir a los préstamos personales con carencias, como aquellos que crean que su situación económica va a cambiar durante los próximos años. Por ejemplo, es el caso de los estudiantes que decidan pedir un crédito al consumo con carencia inicial de 5 años. Esta decisión les da la posibilidad de cursar sus estudios y no pagar ninguna cuota hasta que los acaben. No obstante, la carencia puede ser costosa. Helpmycash expone el siguiente caso. Si el cliente tiene un préstamo de 10.000 euros a devolver en 8 años y al 9 % TAE, su cuota mensual sería 146,50 € y acabaría devolviendo un total de 14.064,27 € a la entidad, esto sin aplicar ninguna carencia. Si decide pedir una de 2 años, la cantidad final que deberá al banco ascenderá a 14.778,28 € o a 15.527,57 €, en función de si elige carencia parcial o total. Con la mirada puesta en el corto plazo, “las entidades serán comprensivas” con la solicitud de este servicio de forma temporal por aquellos clientes que ya estaban inmersos en el pago de las cuotas, afirma el gestor de una entidad. Debido a la excepcionalidad de la situación, “los bancos están a la espera de nuevas posibles decisiones del Gobierno que puedan cambiar las condiciones”, apostilla.

Cada cliente deberá barajar diversas medidas para dar con la que más se adapte a sus necesidades. Otra alternativa es alargar el plazo de reembolso algunos meses o años. La cuantía de las mensualidades será un poco más asequible, aunque al final acabará pagando más dinero en intereses. Algunos préstamos personales ofrecen otras opciones, como el Crédito Proyecto de Cofidis. Esta entidad dispone del servicio “Comodín”, que permite aplazar el pago de una mensualidad sin coste adicional y sin que eso suponga un cambio en el importe de las cuotas posteriores o de las condiciones de financiación, explica el comparador Helpmycash.