Cosas que todo emprendedor debe aprender

Hay que ser creativo e innovador, pero no confiado

La creatividad y la innovación, pese a parecer sinónimos, son dos conceptos bastante diferentes. Pero ambos deben estar siempre en la agenda del emprendedor. De lo contrario sucederán una serie de cosas que impedirán tu progreso y harán que acabes por sentir que estás perdiendo el tiempo.

Si tienes una idea, no la descartes nunca. Mira el modo de ponerla en práctica. También es importante saber en quién confiar y no enseñar tu idea a cualquiera. Ni siquiera a un inversor en potencia. Al menos no sin antes haberte protegido adecuadamente contra el plagio o que te roben la idea y la pongan en práctica antes que tú. Este artículo te puede ser de gran ayuda: ¿Cómo patentar una idea?

Una vez que te hayas cubierto las espaldas, podrás plantear tu plan a otros y que se incorporen de alguna forma a su desarrollo, bien apoyándola económicamente, aportando información relevante o trabajando para que todo sea viable. No se trata de ser desconfiado, sino cauteloso.

Busca fuentes de financiación

El económico es uno de los aspectos por los que muchos emprendedores no consiguen crecer. A menudo se encuentran con que las entidades financieras convencionales no ven posible desarrollar un plan, o no lo apoyen porque no les generará los beneficios que esperan. En estos casos, las fuentes alternativas de financiación pueden venir en tu auxilio.

Una de las menos conocidas es la de los prestamos rapidos por Internet, ideales para proyectos que no requieran una gran inversión. Estos microcréditos han ayudado a muchos emprendedores a arrancar y generar beneficios con los que seguir creciendo. Además, los trámites suelen ser bastante fáciles de realizar.

Encontrar un socio capitalista es otra forma de financiar tu negocio. En este caso, seguramente tendrás que presentar un plan de viabilidad con el que convencerlo. Normalmente se destina a ampliaciones de capital o innovación de ideas ya puestas en marcha. Aunque siempre hay inversores en busca de nuevas ideas, así que no lo descartes.

La inspiración también ayuda

Conocer la historia de un emprendedor que nos motive, que ayude a ver que una buena idea puede ser rentable si se le dedica tiempo y esfuerzo, es uno de los consejos más útiles que puede tener cualquiera que quiera conseguir un objetivo. No se trata de copiar su forma de trabajar, sino de comprender que hay formas de tener éxito si se trabaja bien y no nos damos por vencidos.

Es cierto que un caso de éxito no garantiza los mismos resultados, pero por lo menos anima a seguir adelante. Sobre todo cuando el protagonista de la historia habla además de sus fracasos anteriores y de cómo seguir probando es lo que le ha llevado al punto en el que se encuentra.

Si tienes beneficios, invierte una parte

Este es un consejo que muy pocos emprendedores ponen en práctica, pero que te ayudará a diversificar y cubrir malas rachas. Cuando consigas que tu idea rinda bien, destina una parte a invertir en algo que sea más o menos seguro. El forex o las acciones Ibex 35 tienen cierto riesgo y es posible que generen pérdidas, pero si se está al día con los movimientos del mercado, es posible ganar dinero con lagunas operaciones.

Eso sí, no inviertas nada que te vaya a hacer falta ni pongas todo tu dinero en una sola inversión, sobre todo si es un capital importante. Tampoco está de más que te dejes asesorar por algún experto. Pero no tengas todos los beneficios inmóviles, sin generar rendimiento.

Ser emprendedor es cuestión de actitud y de tener en mente consejos como estos.

Loading...