Cuatro de cada diez españoles aún no saben qué es la cláusula suelo

La ignorancia financiera cuesta dinero

Que tantos españoles desconozcan qué es la cláusula suelo es un hecho muy sorprendente si se tiene en cuenta que ha sido un tema ampliamente tratado por los medios de comunicación de nuestro país. De hecho, la nulidad del suelo hipotecario incluso obligó al Gobierno de la nación a tomar medidas para evitar el colapso de los juzgados, pues se calcula que hay unos 3,5 millones de hogares afectados por la aplicación abusiva de esta cláusula. En concreto, se decretó una vía extrajudicial para tramitar las reclamaciones y se crearon ad hoc 54 juzgados especializados para resolver litigios sobre cláusulas suelo.

De los datos aportados por el comparador se desprende que todavía podría haber una parte importante de hipotecados que siguen pagando de más sin saberlo. Según HelpMycash.com, un hogar con una hipoteca media de 150.000 euros a 30 años firmada en 2007 habría abonado unos 16 mil euros de más por culpa de la cláusula suelo. Estos cálculos se han hecho en base a un interés de euríbor más 0,5 % y un límite mínimo (un suelo) del 3,5 %. Para saber cuánto se ha pagado de más en otros casos se puede utilizar el simulador de devolución del suelo hipotecario de HelpMyCash.com.

El suelo, sin embargo, podría estar incluido en el contrato bajo otra denominación. Según el comparador, muchos bancos utilizaron otros tecnicismos para establecer un límite mínimo en el tipo aplicado. Entre los más empleados, encontramos expresiones como límite a la variabilidad, horquilla de interés, túnel de interés, tipo de interés mínimo o acotación mínima de interés.

No se puede pedir una hipoteca con los bolsillos vacíos

Pero el desconocimiento de los consumidores en el campo de las hipotecas no se limita a la cláusula suelo. Otro dato sorprendente que refleja la encuesta ¿Te crees más listo que tu banquero? llevada a cabo en octubre por el comparador es que algo más de un 25 % de los españoles no sabe que debe tener ahorrado entre el 30 % y el 35 % del precio del inmueble a adquirir para pagar los gastos de la entrada, es decir, la parte no financiada por el banco más los gastos de hipoteca.

De este porcentaje, un 13,2 % cree que solo se necesitan alrededor de 5.000 euros para pagar el notario, la gestoría y los impuestos, sin tener en cuenta el importe no financiado por las entidades. En cambio, el 12 % restante considera que únicamente hay que contar con lo justo para abonar la paga y señal de la vivienda, que es lo que se paga para reservar la compra del inmueble.

Por tanto, una cuarta parte de los encuestados no sabe que tener ahorrado entre el 30 % y el 35 % del precio de la vivienda a adquirir es un requisito casi obligatorio. La mayoría de los bancos únicamente financian el 80 % del valor de compraventa o tasación, por lo que el cliente debe tener el dinero suficiente para cubrir el 20 % restante. Además, tiene que contar con un 10-15 % adicional para abonar los gastos de compraventa y de constitución de la hipoteca, es decir, los aranceles registrales y notariales, los honorarios de la gestoría, los impuestos y el coste de la tasación.

Las campañas publicitarias despistan a los españoles

También resulta muy llamativo que casi un 20 % de los encuestados considere que las hipotecas fijas son las más comercializadas en España, un país en el que los préstamos hipotecarios a tipo variable han sido siempre hegemónicos. Esta percepción equivocada puede ser fruto de las campañas publicitarias de las entidades bancarias, que ahora se centran en explicar las bondades de contratar un crédito hipotecario con un interés fijo.

No obstante, es justo señalar que los consumidores han aprendido lecciones de la crisis. Por ejemplo, que no es buena idea dejar que los padres respalden su préstamo: un 97,7 % de los participantes en la encuesta de HelpMyCash.com sabe que el avalista de una hipoteca sale perjudicado si el titular deja de pagar las cuotas.

Loading...