Cuatro nuevos líderes tienen la clave del éxito de la cumbre del G7

Cuando los jefes de estado de las principales economías occidentales se reúnan en la cumbre del Grupo de los Siete esta semana en Italia, la cuestión más importante no estará en la agenda oficial: ¿Será esta reunión armoniosa y constructiva?

Es una pregunta que vale la pena hacer, ya que cuatro de los siete miembros del G7 son nuevos en este grupo: el primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, la primera ministro de Reino Unido, Theresa May y el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Es poco probable que esta 43ª cumbre del G7 cree un nuevo impulso, teniendo en cuenta la dificultad que los ministros de finanzas del G7 y los presidentes de los bancos centrales tuvieron en alcanzar un nivel mínimo de consenso durante su reunión en Bari, Italia, a principios de este mes. Más bien, es muy posible que algunos de los participantes en la cumbre aprovechen el centro de atención global para tranquilizar a sus propias bases electorales. Esto socavaría el tema de la reunión de este año: “Construyendo las bases de una confianza renovada”.

Si bien es improbable que las discusiones sobre cualquiera de los temas de la agenda oficial del G7 -la economía mundial, la política exterior, la seguridad y la sostenibilidad económica- tengan un impacto inmediato en los mercados, influirán en el sentimiento de inversión a largo plazo.

Muchos observadores del G7 también esperan ver un compromiso del presidente de Estados Unidos con el acuerdo climático de París como señal de cooperación global. Pero debido a la presión política en la que se encuentra el señor Trump en Estados Unidos, puede, sin embargo, intentar aprovechar esta oportunidad para obtener algunas victorias rápidas en política exterior.

En cualquier caso, la cooperación es crucial. Controlar los mayores desafíos de la actualidad, incluyendo el cambio climático y el aumento del populismo, solamente se puede conseguir si los líderes del mundo trabajan juntos. El G20 más amplio, que comprende las economías industrializadas y emergentes más importantes del mundo, tiene la clave para estos esfuerzos, pero el G7 puede establecer las pautas “.

Loading...