¿Cumpliremos el objetivo de déficit? Las CCAA lo ponen difícil

El déficit público en España está disminuyendo, pero menos de lo que se podría pensar por los datos de cada vez más reactivación de la economía. El déficit público que tiene España hasta el mes de junio es de 27.300 millones de euros para la totalidad de las administraciones públicas, excepto las administraciones locales.

Esto ronda los 9 millones de euros menos que el objetivo de déficit público establecido por el Gobierno del PP para este 2017. Lo más posible es que este año se cierre con una nueva desviación, a no ser que se adopte nuevas medidas por el Gobierno del PP.

Nos podemos preguntar: ¿Las Comunidades Autónomas ha podido aprovechar la situación económica para reducir el déficit?

¿España ha podido aprovechar una mejor situación económica para reducir el déficit?

El déficit de España se ha reducido un 22 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior. Existe una mejoría causada por una situación favorable dentro de la economía de España hace ya un tiempo.

Un crecimiento económico superior al 3 por ciento, como el que se ha registrado durante la primera parte del 2017 ha provocado un aumento de la recaudación de impuestos y una disminución del peso del gastos público para la economía española.

A parte de esto, el coste financiero de la deuda pública ha disminuido significativamente, esto se ha debido a las políticas de compras de bonos nacionales por parte del Banco Central Europeo.

La disminución del déficit público está reflejando un ciclo económico y la disminución del pago por los intereses de la deuda pública. Es decir, las medidas de corrección de los desequilibrios que existen por un endurecimiento del impuesto de sociedad, aumento de impuestos especiales… apenas se han notada en esta evolución del déficit en España.

Esto se refleja en las cuentas de la mayoría de las Comunidades Autónomas de España, como se puede ver en la gráfica”CC.AA. han aumentado su déficit (hasta junio 2017)”:

Aumento Deficit Ccaa Hasta Juno 2017

Se puede observar en la gráfica que la gran mayoría de Comunidades Autónomas se han excedido en su déficit. Entre ellas destaca la Rioja con el 0,47 por ciento de su PIB respecto el mismo periodo del 2016.

El promedio del exceso de todas la Comunidades Autónomas ha sido del 0,08 por ciento respecto al mismo periodo del 2016, como se puede ver en la gráfica “Déficit de Administración Central, Seguridad Social y CC.AA. Hasta junio del 2017”:

Deficit Conjunto Estado Seg Social Y Ccaa

Hacienda ha atribuido dicha evolución a una disminución de las transferencias del Estado a las administraciones territoriales, así como un aumento en el consumo público, educación y sanidad.

Pero ha habido algunas Comunidades Autónomas que se han salvado como son País Vasco, la Comunidad de Madrid, Castilla-León, Extremadura, Cantabria y Navarra, como se puede ver en la gráfica “Disminución del déficit en las CC.AA. hasta junio del 2017”:

Disminucion Deficit Ccaa Hasta Juno 2017

Necesidad de cambiar la política fiscal y la financiación autonómica

Viendo esto es factible reflexionar en un cambio en la política fiscal que se está aplicando. La economía está aumentando por su propia dinámica. Es aumento, parece que se está manteniendo, no necesita apoyo por parte de los ‘Presupuestos Generales del Estado‘.

La situación que se está dando es diferente a la que se estaba dando en años anteriores, caracterizados por la disminución del crédito, la reducción del gasto de las empresas y las familias muy endeudadas. En ese momento si que hubiera sido bueno apoyar la recuperación, pero una estrategia de austeridad y las imposiciones que vinieron de Europa lo impidieron.

A esto se le puede añadir el endeudamiento público que se mantiene a niveles máximos. Estando la deuda de España rondando 1 año de PIB, un valor que hace mucho daño a la situación financiera de España. Sobre todo teniendo en cuenta que España es uno de los principales países en Europa en déficit público.

Existen otros factores estructurales que afectan a la inflexión de las política fiscal. La inversión está en mínimos históricos, lo que está provocando carencias en las infraestructuras y cuellos de botella en el crecimiento. Además de las numerosas exenciones y desgravaciones de dudosa utilidad económica y social, reducen la capacidad de recaudación.

Por otra parte, la financiación autonómica necesita una urgente reforma, como lo exigen muchas Comunidad Autonómicas. Hay espacio para incentivar la eficiencia del gasto autonómica, y a su vez cubrir las necesidades básicas en sanidad, educación y otros servicios considerados esenciales.

Por tanto, una contención de los desequilibrios en los presupuestos del estado ayudaría a mejorar la situación y facilitaría la salida del procedimiento de déficit excesivo, relajando así la presión que mantiene la Comisión Europea sobre la economía española. Este esfuerzo es pequeño, si se realiza en un periodo corto.

Pero como seguramente se va a dar el continuismo del PP esto va a llevar a los ajustes traumáticos en un futuro no muy lejano.

En El Blog Salmón | Los tipos ultra bajos del BCE aguantarán ahí mucho tiempo

Imagen | Flickr

Loading...