Depresión juvenil, números que te ponen los pelos de punta

depresion-adolescenteEl pasado miércoles, 20 de septiembre, se publicaron (aquí) unas estadísticas en el Reino Unido de esas que te dejan los pelos de punta: el 24% de niñas y el 9% de niños de 14 años tienen síntomas elevados de depresión. Ya se sospechaba que los problemas de salud mental eran muy importantes en la población juvenil, pero estas cifras realmente asustan, y resonaron con fuerza en prensa y radio.

Las estadísticas se obtuvieron a partir del Millenium Cohort Study, un estudio longitudinal que ha entrevistado a los padres de una muestra representativa de niños que nacieron en el 2000 y 2001. Los padres fueron entrevistados cuando los niños tenían 9 meses, 3, 5, 7 y 11, y 14 años. Es también a los 14 que se entrevista, por primera vez, a los niños. Los autores de este estudio particular fueron las investigadoras Praveetha Patalay y Emla Fitzsimons de la universidad de Liverpool y UCL respectivamente.

Una de las ventajas de usar datos como los del Millenium Cohort Study es que permiten describir cómo ha evolucionado un indicador desde la infancia hasta ahora que los niños son adolescentes, y previsiblemente, cuando se vuelvan adultos. Cómo se pueden imaginar, son datos muy útiles para los investigadores.

Uno de los cuestionarios que el estudio ha mantenido constante a los largo del tiempo es el “Strength and Difficulties Questionnarie” que tiene cuatro subescalas relevantes: hiperactividad, problemas de comportamiento, problemas emocionales, y problemas con los pares (amigos, compañeros, etc.) Los dos primeros (hiperactividad y problemas de comportamiento) se han mantenido constantes desde que los niños tienen 7 años, pero los problemas emocionales y con los pares han ido aumentando cada año. Sin duda cuadra con la idea que tenemos sobre los desafíos que presenta la adolescencia.

Uno de los datos que hace que se te pongan los pelos de punta es el altísimo porcentaje (24%) de niñas que presentan síntomas elevados de depresión. El porcentaje es mucho menor, aunque todavía alto, para los niños (12%). Esta escalofriante diferencia entre niños y niñas está presente tanto en el cuestionario que responde el adolescente (“Moods and Feelings Questionnaire”), como en el cuestionario que responde los padres (“Strength and Difficulties Questionnaire”).

Una de las cosas que resulta más interesantes es que, a los 11 años, la tasa de niños con problemas emocionales era prácticamente la misma en niños y niñas, y está en torno al 12%. La incógnita está en por qué permanece prácticamente igual para los niños de 14 años, pero se dispara para las niñas.

Tasa de niños con problemas emocionales según género. Patalay y Fitzsimons (2017)
Tasa de niños con problemas emocionales según género. Patalay y Fitzsimons (2017).

Los investigadoras Patalay y Fitzsimons también nos informan sobre la relación con la renta. Para las niñas, el cuarto y quinto quintil de renta son los que tienen una menor tasa de síntomas depresivos. Para los niños, no hay una relación clara entre el primer y el cuarto quintil, pero al igual que con las niñas, el quinto quintil es también el que presenta menor tasa de síntomas depresivos. Esto es, quizás, menos sorprendente porque suele haber una correlación positiva entre salud general e ingreso familiar. Lo que no está claro si se debe a un puro efecto renta, o a que el mayor ingreso está asociado a otras variables que son las que realmente causan la correlación.

Tasa de niños de 14 años con problemas emocionales según quintil de renta. Patalay y Fitzsimons (2017).
Tasa de niños de 14 años con problemas emocionales según quintil de renta. Patalay y Fitzsimons (2017).

Otra aspecto que resulta muy interesante es que los datos permiten comparar la respuesta de los padres y de los adolescentes de 14 años. La correlación entre las dos es más bien baja: 0.27. Además, los padres tienden a sobreestimar los síntomas de depresión de los niños (en 3 puntos porcentuales), pero subestiman la de las niñas (en 6 puntos porcentuales). Con lo cual, queda patente lo poco que saben los padres sobre los adolescentes.

Comparacion de prevalencia síntomas depresivos a las 14 años. Patalay y Fitzsimons (2017).
Comparación de problemas emocionales a las 14 años. Patalay y Fitzsimons (2017).

¿Cómo está la situación en España? Las cifras más recientes que he podido encontrar (aquí) son del 2012, e indican que el 10% de los jóvenes tiene síntomas de depresión. Según la nota de prensa, al igual que ocurre en el Reino Unido, la tasa de niñas con síntomas elevados de depresión se dispara a partir de los 11 años. Lo que no pude hacer fue encontrar la publicación original con los datos, y así poder afinar más. Si alguien sabe dónde están, qué por favor, me lo indique.

Como ya dije, llama mucho la atención que el porcentaje de niños y niñas con altos síntomas de depresión es el mismo a los 11 años, pero se dispara a los 14 en la niñas. Sin duda, explicar esta diferencia será algo que atraerá la curiosidad de los investigadores que se interesan por la salud, el bienestar y la educación. Los problemas de salud mental pueden afectar el rendimiento escolar, sin contar con que la mitad de los casos de salud mental en adultos se empieza a manifestar a los 14 años. Por lo tanto, también podrá tener implicaciones sobre la oferta laboral y la productividad cuando sean adultos.

Referencia

Patalay P & Fitzsimons E. Mental ill-health among children of the new century: trends across childhood with a focus on age 14. September 2017. Centre for Longitudinal Studies: London.

Marcos Vera Hernández

Marcos Vera Hernández

Marcos es profesor (Reader) del Departamento de Economía de University College London, y Research Fellow del Institute for Fiscal Studies de Londres. Realizó el doctorado en la Universitat Autònoma de Barcelona (International Doctorate in Economic Analysis). Su investigación se centra en economía de la salud, tanto en países desarrollados como en países en desarrollo.

Loading...