Inicio Actualidad Económica ¿Dónde invertir con los mercados en crisis?

¿Dónde invertir con los mercados en crisis?

La volatilidad y las enormes fluctuaciones de los mercados tienen en vilo a los inversores que pueden cometer graves errores amedrentados por el estrés y la incertidumbre. «Las caídas responden a un acontecimiento al que, hasta ahora, no habíamos tenido que hacer frente antes», explica Victoria Torre, responsable de análisis y selección de fondos en Singular Bank. Con las fábricas y empresas paralizadas por el estado de alarma y con miles de trabajadores en el paro, las pérdidas ya son millonarias y seguirán repercutiendo en la economía global. Los expertos en Bolsa y finanzas consultados por LA RAZÓN llaman a la calma y explican cuáles son los errores a evitar y qué posiciones tomar para proteger sus inversiones a la vez que se obtienen beneficios.

El error de vender por estrés

«El mayor error es vender por estrés, ansiedad y por no poder aguantar la presión de las caídas» cuenta Borja Ribera, profesor en EAE Business School y asesor financiero en GVC Gaesco. Este comportamiento impulsivo está relacionado con «superar el límite del sueño», una expresión que hace referencia a cuando el inversor se va a dormir preocupado por sus finanzas. «Todo ha escalado de manera muy rápida. Se han acumulado numerosas sesiones de bajadas y no ha habido tiempo de reacción», explica Ribera. Por este motivo, «los precios han llegado a niveles irracionales». «Como estamos ahora no se debe vender nada», recalca. Un comportamiento que está siendo propio de los inversores tradicionales ante un escenario de pánico, mientras que los gestores alternativos están tomando posiciones cortas en los mercados de futuro», apunta Miguel Ángel Bernal, profesor de la Fundación de Estudios Financieros (FEF). Una práctica que precisamente fue prohibida por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre acciones de 69 sociedades cotizadas el 14 de marzo por las fuertes caídas en Bolsa. Otros de los principales fallos que cometen los inversores es «no tener visión del horizonte temporal, que debe ser de largo plazo», explica Bernal. « Los inversores se están comportando como en la crisis de 2007, que llegó a España más tarde. Esta crisis es distinta, no es una crisis del sector financiero», añade.

Activos más perjudicados

El petróleo es un clásico al que se suma el sector del turismo. Las aerolíneas y hoteles no están pasando por su mejor momento. «También los bancos se están viendo afectados, no porque haya una quiebra, sino por las moratorias de hipotecas que se están aplicando en Italia y en España, declara Bernal. Lo cierto es que no se salva ningún sector. «Tanto el dólar como el oro, que son los grandes activos refugio, no están funcionando bien. Tienen fortalecimiento cero», apostilla.

¿Es momento de invertir?

«El mercado está en oportunidad de compra clara y es el momento de ir entrando sí o sí», recomienda Borja Ribera. Sin embargo, los expertos ofrecen dos visiones distintas, en función de si el inversor quiere tomar una postura más conservadora o más arriesgada. «Todo volverá a la normalidad. Con una bajada tan fuerte, la recuperación será de la misma magnitud», afirma el profesor en EAE Business School, aunque recomienda no bajar la guardia. «No creo que aún haya llegado lo peor», alerta. Pese a que China se esté recuperando y haya conseguido aislar el virus, «Europa no funciona, está paraliza, e incluso se puede dar un escenario peor si el coronavirus golpea con fuerza a Estados Unidos», advierte. En este sentido, el profesor y asesor financiero opta por mantener una actitud conservadora e ir tomando algunas posiciones. «Los inversores no deben dejar pasar la oportunidad de compra, pero manteniendo los activos actuales, no vendiendo, no aumentando posiciones en los mismos activos y diversificando», una estrategia con la que coincide Victoria Torre. Si, por ejemplo, un inversor tiene 10.000 euros para comprar activos, Ribera recomienda seguir tres pasos: invertir 3.300 euros ahora; esperar a que haya una nueva caída e invertir otros 3.300 euros, y la tercera parte restante reservarla para la recuperación de los mercados. «Una estrategia sería rotar desde compañías más ‘growth’ a ‘value’, más baratas y adecuadas al entorno actual. Por último, sería importante evaluar la asignación táctica de activos. Por ejemplo, evitando sobreponderación a algunos de ellos como ‘High yield’ o a activos ilíquidos. Además, puede ser interesante tener suficiente liquidez para aprovechar oportunidades que pudieran surgir», aconseja Torre. Si por el contrario le gustan los deportes de riesgo, «los días de pánico pueden ser una oportunidad para obtener beneficios y para que quien no está en Bolsa lo esté», aconseja Bernal. Aún así, «hay que mantener la cordura, aguantar los activos, ya que toda la actividad volverá de golpe y si puede incrementar su inversión, hágalo», recomienda.

En qué invertir y qué vender

De nuevo, dependerá del tipo de inversor. «Calma, no vender y dejar que los precios vuelvan a su estado tradicional», ese es el principal y mayor consejo de Borja Ribera. «Los sectores más atractivos son los que más han caído», apunta. Los dos expertos coinciden en este factor, aunque Bernal considera que «quien quiera rentabilidad tiene que apostar por activos con riesgo». Las mayores oportunidades de beneficios son las ligadas a las fuentes energéticas, como el petróleo, o los bancos españoles, «ya que después se recuperarán y el beneficio crecerá notablemente». Sin embargo, Bernal no recomienda invertir en bancos italianos y alemanes. En cuanto a qué vender, cree que puede ser buen momento para «vender posiciones que están actuando como refugio» y «si tiene bonos alemanes y estadounidenses» y quiere deshacerse de ellos, también es la oportunidad.

Si por el contrario quiere primar la seguridad sobre la rentabilidad, el asesor financiero de GVC Gaesco no cree que el petróleo sea la mejor opción, «ya que depende de una guerra que nada tiene que ver con el coronavirus». La situación de los bancos también es muy delicada, por lo que, apostar por ellos puede conllevar también un elevado riesgo. Pese a que las farmacéuticas han conseguido mantenerse, «su cotización también ha bajado un 50%». «Es muy difícil prever cuál es interesante, aunque se puede invertir diversificando», aconseja Ribera. Finalmente, si el estrés y la incertidumbre es lo que le empujan a plantearse la venta de bonos, recuerda que «cuando se acabe su plazo, la rentabilidad está asegurada, por lo que vender ahora podría ser un error debido a la volatilidad».