-“Draghi se mantendrá firme en su postura”-

Sr. Mayer, ¿qué podemos esperar los inversores de la reunión de representantes de bancos centrales en Jackson Hole?

En mi opinión es una excusa de los banqueros centrales para relajarse con todo lo que ofrecen las instalaciones. El coste no es un problema mientras la impresora de dinero siga funcionando. No esperaría mayor repercusión que el diseño de una hoja de ruta para el BCE y la Fed, ahogando las expectativas que ha suscitado el mercado.

¿Sería de esperar que Draghi dé pistas sobre un inminente ajuste de la política monetaria que apoye una subida de tipos en la Eurozona?

El posible cambio estratégico ha sido uno de los temas principales de discusión en los mercados en las últimas semanas. Sinceramente, creo que se ha exagerado un poco respecto a este tema y sobre las intenciones de Draghi en su discurso en Sintra.

¿Qué quiere decir exactamente?

La política monetaria va más allá de los instrumentos del Banco Central, como el programa de compra de deuda o los ajustes de los tipos de interés. También tenemos que tener en cuenta lo que yo llamo “el eco”, es decir, el efecto que esos instrumentos tienen en los mercados de capitales.

Por ejemplo…

El Banco de Canadá publicó a mediados de los años 90 un índice que pretendía medir estos factores. Una especie de sismógrafo de la situación monetaria. El Índice de Condiciones Monetarias (MCI, por sus siglas en inglés), como se le conoce, mide el grado de relajación o contracción de las condiciones monetarias respecto a un periodo base. Está basado en el convencimiento que no sólo el tipo de interés, sino también el tipo de cambio influido por éste, determina la política monetaria.

¿No le parece una definición un poco simplificada?

Así es. Este índice fue sólo el principio. Desde entonces hemos visto cómo el “eco” generado por la política del Banco Central afecta a una paleta de indicadores más amplia que los tipos de cambio. Los Índice de Condiciones Financieras (FCI, por sus siglas en inglés) incorporan, junto al tipo de cambio y los diferenciales de tipos de interés, otros factores adicionales como la evolución en las condiciones de crédito, el índice de la bolsa y el precio de la vivienda.

¿Por qué nadie habla sobre estos índices actualmente?

Probablemente porque los participantes en el mercado no se acuerdan de la discusión de los años 90. Sin embargo, William Dudley, Presidente de la Reserva Federal de Nueva York y miembro influyente del Consejo de la Reserva Federal, ha destacado recientemente la importancia que el FCI tiene para la definición y la formación de la política monetaria.

¿Qué indican los índices FCI respecto a la situación monetaria actual?

Indican una relajación de la situación monetaria doméstica en los EEUU. Por un lado, la Fed subió el tipo de interés en la primera mitad del año, y por el otro, el USD se ha depreciado notablemente, provocando una relajación efectiva de los FCI y dando pie a una política monetaria más expansiva en los EEUU.

¿A qué se debe este efecto?

A modo de ejemplo, la prima de riesgo en los mercados de deuda ha disminuido significativamente, mientras en la renta variable el precio ha subido de forma continuada y la volatilidad se ha mantenido a niveles bajos.

¿Cuál es la situación en la Eurozona?

En principio, la situación monetaria en la eurozona también se ha relajado respecto a finales de 2016, por los mismos motivos que acontecen al otro lado del Atlántico. Por ello, cabría esperar una contracción de la política monetaria, que, sin embargo, se ha visto neutralizada por el efecto de un Euro fuerte en las condiciones monetarias.

A nivel general no se han apreciado cambios desde inicios de año.

¿Qué medidas podemos esperar a continuación?

La Fed podría decidir contraer su política monetaria, a pesar de que el IPC se encuentra todavía por debajo de los objetivos de inflación. Esto significa reducir sus balances y una nueva subida del tipo de interés.

El BCE, por su parte, debería abstenerse de una política monetaria restrictiva. Presumiblemente, Draghi no aprovechará para anunciar el término de la relajación cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés). Esto podría derivar en una apreciación del Euro y una significante contracción de las condiciones monetarias.

Loading...