Inicio Actualidad Económica El Banco de España pone deberes a los banqueros

El Banco de España pone deberes a los banqueros

El Gobernador Pablo Hernández de Cos pide prudencia en la concesión de créditos

Pablo Hérnandez de Cos, Gobernador del Banco de España, pide a bancos y banqueros que se esfuercen para ser más eficientes, reduzcan la morosidad y también las inversiones improductivas, sobre todo en ladrillo. Además, les recuerda que sean “prudentes” cuando concedan nuevos créditos. Los bajos tipos de interés han llegado para quedarse durante un largo periodo de tiempo. Los banqueros se quejan de la situación y critican que ese escenario les impida obtener más rentabilidad. Pablo Hernández de Cos, Gobernador del Banco de España, cree, por el contrario, que hay otras explicaciones para los problemas de los bancos. Ayer pronunció un extenso discurso en el que respondió a las quejas más habituales de los banqueros. Habló en el XV Encuentro del Sector Bancario, organizado por el IESE y EY, y explicó que si los bancos quieren aumentar su beneficio y su rentabilidad deben seguir un triple camino: reducir la morosidad y los llamados “activos improductivos”, además de mejorar la eficiencia. El premio es importante, porque si bancos y banqueros hacen los deberes que propone el Gobernador, el resultado conjunto del sector podría aumentar en casi 5.000 millones de euros al año. También conseguiría que la rentabilidad sobre los fondos propios -conocida como ROE en la jerga de los expertos- se colocaría por encima del 10%, algo que la banca española no ha sido capaz alcanzar desde hace casi un decenio, es decir, desde el principio de la Gran Recesión. Todo eso, al mismo tiempo, debe ser compatible con la “prudencia” en la concesión de crédito, algo que Hernández de Cos considera “clave” para aumentar la capacidad de las entidades financieras para hacer frente a futuras pérdidas en el caso de la situación económica volviera a complicarse. El máximo responsable del Banco de España cree que “no parece que las entidades hayan elevado significativamente su perfil de riesgo”, aunque entiende que existen algunos factores que “requieren una vigilancia estrecha”.

Publicidad

Los banqueros también se quejan de que el sector está sometido a una “regulación bancaria” que consideran excesiva, pero el Gobernador sostiene que esa regulación lo que ha conseguido es “fortalecimiento significativo» de la capacidad de resistencia del sector en todo el mundo. También cree que “no existe evidencia concluyente” de que hasta el momento la política del Banco Central Europeo (BCE) de tipos de interés bajos haya podido perjudicar la oferta de crédito bancario, aunque si esa situación se prolonga mucho en el tiempo nadie puede descartar “alguna consecuencia negativa”. Admite, no obstante, que los bajos tipos de interés, incluso negativos, y la expectativa de que se mantengan durante más tiempo “plantean un doble reto” y, como todos los retos, tiene sus riesgos. En definitiva, los bancos españoles han mejorado su situación desde el peor momento de la crisis, pero deben terminar de hacer sus deberes y aprovechar el todavía positivo entorno “macrofinanciero” en lugar de quejarse de los bajos tipos de interés y de la regulación.