Inicio Actualidad Económica El BCE no se deja influir por el pánico financiero y sube...

El BCE no se deja influir por el pánico financiero y sube otro medio punto los tipos de interés hasta el 3,5%

El Banco Central Europeo ha decidido seguir la estrategia anunciada desde hace semanas y subir los tipos de interés medio punto, como modo de luchar contra la inflación. De esta forma, el precio del dinero si situará en el 3,5%, lo que augura nuevas subidas del Euribor y un encarecimiento de las hipotecas a tipo variable.

En el comunicado difundido por la institución antes de que la presidenta del BCE, Christine Lagarde, comparezca en rueda de prensa para hacer pública su decisión, el BCE asegura que «el elevado nivel de incertidumbre refuerza la importancia de un enfoque dependiente de los datos para las decisiones del Consejo de Gobierno sobre los tipos de interés, que estarán determinadas por su valoración de las perspectivas de inflación a la luz de los nuevos datos económicos y financieros, la dinámica de la inflación subyacente y la intensidad de la transmisión de la política monetaria».

Aunque no es una sorpresa que la institución haya hecho de la lucha contra la inflación su principal caballo de batalla, las turbulencias en los mercados financieros debido a la quiebra del banco estadounidense Silicon Valley Bank (SVB) han despertado el fantasma de la crisis desatada en 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers y la posibilidad de que la crisis bancaria desate una nueva recesión a ambos lados del Atlántico. Por eso, uno de los interrogantes era saber si el Consejo de Gobierno del BCE iba a apostar por la prudencia como modo de no echar más leña al fuego y, por lo tanto, iba a atemperar su subida de tipos. La inflación de la zona euro, aunque se moderó en febrero al 8,5% frente al 8,6% de enero sigue muy lejos del 2% que el BCE fija como objetivo adecuado. Además, la inflación de los alimentos ha escalado hasta el récord del 15%, lo que está poniendo contra las cuerdas las economías de los hogares más vulnerables.

Sobre la posibilidad de que esta decisión desate el pánico bancario, el BCE se muestra dispuesto a actuar con las herramientas a su disposición. «El Consejo de Gobierno está haciendo un atento seguimiento de las actuales tensiones en los mercados y está preparado para responder como resulte necesario a fin de mantener la estabilidad de precios y la estabilidad financiera en la zona del euro. El sector bancario de la zona del euro tiene capacidad de resistencia y posiciones de capital y de liquidez sólidas». En todo caso, el regulador bancario cuenta con «todos los instrumentos de política monetaria necesarios para suministrar apoyo de liquidez al sistema financiero de la zona del euro si fuera necesario y preservar la transmisión fluida de la política monetaria».

A pesar de los interrogantes que abre la quiebra de SVB y su posible contagio a las entidades financieras europeas, los mensajes de las instituciones comunitarias han sido de tranquilidad en las últimas horas. La Comisión Europea repite que la exposición a las entidades financieras europeas es muy baja y que los bancos europeos están mucho mejor preparados ahora que en 2008, aunque no se hayan completado todos los flecos de la Unión Bancaria. Sn embargo, el miércoles el pánico se apoderó de los parqués europeos después de que cuatro bancos fueran suspendidos de cotización. El origen del caos fue la mala situación del Credit Suisse, entidad que ha reconocido “debilidades materiales” en su contabilidad. El banco se ha visto obligada a pedir prestados 50.000 millones al Banco Nacional de Suiza para fortalecer su liquidez.