El Brexit: causas y consecuencias

El largo adiós: el Reino Unido en el camino del Brexit. Fernando Eguidazu, ExSecretario de Estado para la UE: Se deben negociar dos acuerdos: el de retirada, que regule la forma de salida del Reino Unido, y el que fije el marco de relaciones futuras con la UE. Un primer punto de desacuerdo es ya el orden de la negociación de estos acuerdos: simultánea (como quiere el Reino Unido) o sucesiva (como ha dicho la UE). En el primero habrá que negociar la suma que el Reino Unido deba abonar para pagar las obligaciones pendientes, sin saber si el acuerdo de futuro será satisfactorio. Más complicado si cabe será el segundo acuerdo. La permanencia del Reino Unido en el mercado único es imposible, no porque May haya renunciado, ni porque la UE se lo niegue, sino porque esa es consecuencia del referéndum: el pueblo británico ha votado que quiere controlar la inmigración de ciudadanos europeos, y que no quiere aceptar ni las normas de Bruselas ni la jurisdicción del Tribunal de Justicia de Luxemburgo. Eso le imposibilita formar parte del mercado único. Si eso significa un Brexit duro, entonces sin duda el Brexit será duro. Otra cosa es el acceso al mercado de la UE. Es perfectamente posible un acuerdo de libre comercio amplio y ambicioso, y previsiblemente lo habrá, porque interesa a ambas partes. Pero con aduanas y sin las ventajas del mercado único. Y difícilmente habrá pasaporte europeo para los bancos.

El impacto del Brexit sobre la actividad de las PYMES. Antonio Garamendi Lecanda, Presidente de CEPYME: Hemos identificado los ámbitos de las relaciones comerciales más vinculadas con la actividad exterior y hacemos especial énfasis en el sector turístico. La visión del conjunto de las organizaciones empresariales sobre los pilares que deberían sustentar una nueva relación beneficiosa para ambas partes es que CEOE y CEPYME abogan por alcanzar un pacto que, en primer lugar, regule con claridad los términos y plazos para la desconexión y limite al máximo posible el impacto negativo en las estrechas relaciones que España mantiene con el Reino Unido. Somos partidarios de que se abra la vía a una relación beneficiosa para ambas partes en el futuro, siempre sobre la base de un entorno reglamentario convergente, equilibrado y fundamentado en la seguridad juridica. Hay que preservar la integridad del mercado interior europeo, prever un periodo transitorio hacia el futuro acuerdo comercial lo suficientemente amplio de manera que las empresas puedan prepararse y adaptarse a la nueva situación sin disrupciones, y mantener una interlocución regular con las organizaciones empresariales a lo largo del proceso.

El Brexit: causas e impacto. Carles A. Gasòliba, Miembro del Consejo de la Fondation Jean Monnet pour l’Europe, Lausana, Suiza: Todas las evaluaciones objetivas sobre esta decisión coinciden en que tanto el Reino Unido como la UE salen perdiendo. España también. España presenta en la actualidad una balanza comercial favorable, las aportaciones de turistas y residentes británicos en España son muy positivas, así como los flujos de inversión del Reino Unido hacia España. Un 79% de las empresas españolas instaladas en Gran Bretaña teme unos efectos negativos en su negocio a causa del Brexit, además de los más de 100.000 españoles residentes en Gran Bretaña. Las evaluaciones de las grandes empresas españolas con inversiones en el Reino Unido son, asimismo, negativas, como lo son con respecto a los trabajadores y residentes españoles. El 21% de los beneficios de las empresas del IBEX provinen del Reino Unido. España, como miembro del Consejo Europeo, deberá participar activamente en defensa de sus intereses en las negociaciones.

Brexit. ¿Riesgo u oportunidad?. Oriol Carreras, Research Fellow. National Institute of Economic and Social Research, NIESR: De los doce estudios analizados, 11 prevén caídas del PIB británico entre el 7,9% y el 1,2% hasta 2030, y solo la Organización Mundial de Comercio le atribuye alzas del 4% si mantiene una relación con la UE en base a sus reglas. La Unión es el socio comercial más importante del Reino Unido. Por ello, resulta dudoso que el Reino Unido pueda compensar fácilmente pérdidas de volumen comercial con la Unión mediante la firma de nuevos tratados de libre comercio con otros países del mundo. Además, reducir de forma significativa el flujo inmigratorio proveniente de la UE puede ser perjudicial para la nación: los inmigrantes de la UE tienden a contribuir más a las finanzas del gobierno de lo que cobran a través del sistema de bienestar. En suma, la salida de la UE supone para el Reino Unido más un riesgo que una oportunidad.

Relaciones entre los PIB de España, Reino Unido y resto de la UE-15. Rafael Flores de Frutos, Concepción Díaz García y Manuel León Navarro, CES Cardenal Cisneros y CUNEF: El 45% de sus exportaciones tienen como destino la UE y el 53% de sus importaciones provienen de la UE. Al estimar las relaciones dinámicas entre los PIB de España, Reino Unido y resto de la UE-15 para ver las respuestas a corto, medio y largo plazo , vemos que a largo plazo (13 años) por cada punto porcentual de caída (aumento) permanente en la tasa de variación del PIB del Reino Unido, el crecimiento del PIB español se ha reducido (aumentado) tradicionalmente en 1,3 puntos porcentuales. El PIB de la UE-13, ante ese mismo escenario, se ha contraído (crecido) en 0,8 puntos porcentuales. A corto plazo (un año), por cada punto porcentual de descenso en el PIB del Reino Unido, el PIB español ha descendido 0,2 puntos porcentuales y el PIB de la UE-13 lo ha hecho en 0,3 puntos porcentuales, pero al pasar los años aumentan debido a que los shocks pasan de unas economías a otras y se retroalimentan. En el mercado de trabajo, cada punto de crecimiento del PIB que se pierda puede llevar, a largo plazo, a una ralentización del ritmo de creación de empleo de 2,1 puntos porcentuales.

Brexit: caminando hacia un destino incierto. Federico Steinberg y Salvador Llaudes, Investigadores del Real Instituto Elcano y Profesor de la UAM: Finalmente se ha activado la cuenta atrás para la salida del Reino Unido del proyecto comunitario. El resultado del referéndum (consultivo) no preconfiguraba necesariamente ningún escenario. Se abre ahora un plazo de dos años de negociaciones por el divorcio y varios más de dedicación a la creación de un nuevo marco de relaciones entre el Reino Unido y la UE. Las negociaciones no serán en absoluto fáciles, aunque la UE parte desde una posición de fuerza. La gestión del Brexit no es la primera prioridad en estos momentos para la UE, ni la negociación será entre iguales, ni tampoco existe posibilidad alguna de que el acuerdo deje a ninguna de las partes mejor de lo que están ahora. Será la primera vez que los británicos sentirán que su poder negociador ante una gran potencia es menor de lo que creen. Como la economía británica depende mucho más de la del resto de paí́ses de la Unión que al revés, el coste de oportunidad del no acuerdo es mayor para el Reino Unido. Pero los británicos saben que algunos países de la UE perderán más que otros en caso de un mal acuerdo o de un no-acuerdo (sobre todo Irlanda, pero también Alemania, España o Chipre), intentarán dividir a la UE iniciando diálogos bilaterales con cada uno de los Estados miembros.

Carta de la primera ministra británica al presidente del Consejo Europeo (29/3/2017) Theresa May: Algunos principios sobre los que podamos estar de acuerdo y que puedan facilitar que el proceso llegue a buen fin con cierta rapidez: I. Conviene que negociemos con ánimo constructivo y comprensivo, en pos de una sincera cooperación II. Debemos pensar, ante todo en los intereses de nuestros ciudadanos. III. Debemos esforzarnos en lograr un acuerdo muy amplio. IV. Debemos trabajar conjuntamente para tratar de minimizar los efectos de la ruptura y para conseguir los máximos niveles de certidumbre. V. Debemos prestar especial atención a los vínculos singulares que mantenemos con la República de Irlanda y, también, al proceso de paz en Irlanda del Norte. VI. Deberíamos iniciar, lo antes . VII. Deberíamos esforzarnos todos por ampliar y proteger los valores europeos que compartimos posible, nuestros análisis de cuestiones técnicas, aunque debemos examinar, en primer lugar, los grandes desafíos

Orientaciones consecutivas a la notificación del Reino Unido en virtud del artículo 50 del TUE Consejo Europeo: Hasta el momento en que abandone la Unión, el Reino Unido sigue siendo miembro de pleno derecho, y todos los asuntos corrientes de la UE han de seguir su curso con la mayor fluidez posible entre veintiocho Estados. El Consejo Europeo reconoce que, en el contexto internacional, es necesario tener en cuenta las especificidades del Reino Unido como Estado miembro saliente, siempre y cuando respete sus obligaciones y sea leal a los intereses de la Unión mientras siga siendo miembro de ella. De forma similar, la Unión espera que el Reino Unido reconozca la necesidad de que los veintisiete Estados miembros se reúnan y traten cuestiones relacionadas con la situación posterior a la retirada del Reino Unido

Tratado de Roma, Artículo 3: La acción de la Comunidad implicará, en las condiciones y según el ritmo previstos en el presente Tratado: a) la prohibición, entre los Estados miembros, de derechos de aduana y de restricciones cuantitativas a la entrada y salida de las mercancías, así como de cualesquiera otras medidas de efecto equivalente; b) una política comercial común; c) un mercado interior caracterizado por la supresión, entre los Estados miembros, de los obstáculos a la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales; d) medidas relativas a la entrada y circulación de personas, conforme a las disposiciones del título IV; e) una política común en los ámbitos de la agricultura y de la pesca; f) una política común en el ámbito de los transportes; g) un régimen que garantice que la competencia no será falseada en el mercado interior; h) la aproximación de las legislaciones nacionales en la medida necesaria para el funcionamiento del mercado común; i) el fomento de la coordinación entre las políticas en materia de empleo de los Estados miembros, con vistas a aumentar su eficacia mediante el desarrollo de una estrategia coordinada para el empleo; j) una política en el ámbito social que incluya un Fondo Social Europeo; k) el fortalecimiento de la cohesión económica y social; l) una política en el ámbito del medio ambiente; m) el fortalecimiento de la competitividad de la industria de la Comunidad; n) el fomento de la investigación y del desarrollo tecnológico; o) el fomento de la creación y del desarrollo de redes transeuropeas; p) una contribución al logro de un alto nivel de protección de la salud; q) una contribución a una enseñanza y a una formación de calidad, así como al desarrollo de las culturas de los Estados miembros; r) una política en el ámbito de la cooperación al desarrollo; s) la asociación de los países y territorios de ultramar, a fin de incrementar los intercambios y continuar en común el esfuerzo por el desarrollo económico y social; t) una contribución al fortalecimiento de la protección de los consumidores; u) medidas en los ámbitos de la energía, de la protección civil y del turismo. 2. En todas las actividades contempladas en el presente artículo, la Comunidad se fijará el objetivo de eliminar las desigualdades entre el hombre y la mujer y promover su igualdad.

Loading...