Inicio Actualidad Económica El carsharing corporativo permite a las empresas ahorrar costes de su flota

El carsharing corporativo permite a las empresas ahorrar costes de su flota

Tras liderar el Competitivo mercado del renting, ALD da un paso más en la movilidad al acercar el carsharing al mundo de las flotas de empresa. Con ello se entra en una dimensión diferente, con enormes posiblidades de crecimiento a corto y medio plazo hasta que consiga imponerse como una herramienta para optimizar el desplazamiento de los empleados y mejorar las cuentas de las compañías. De la mano de Pedro Malla, que nos responde a las preguntas que nos sirven para mejor comprender este nuevo servicio, ALD se vuelve a colocar de esta forma en vanguardia para los servicios de movilidad de todo tipo de empresas, independientemente de sus dimensiones y necesidades. Se trata de una solución de futuro.

Publicidad

–ALD pone en marcha un servicio de Carsharing. ¿Se puede considerar complementario o sustitutivo del renting actual?

–Es un servicio complementario al renting actual que permite a las empresas aumentar su productividad y ahorrar costes de movilidad, al compartir vehículos para sus desplazamientos. De la misma forma que los trabajadores utilizan una sala de juntas, reservándola en función de su actividad diaria, con el servicio de ALD Carsharing los empleados tienen a su disposición los vehículos de empresa.

–Es un sistema especialmente diseñado para flotas de empresa. ¿Qué ventajas tiene para los empresarios y para los trabajadores?

–El carsharing corporativo permite a las compañías aumentar su productividad y ahorrar costes de su flota, al minimizar los tiempos en los que los vehículos están parados. Es un producto que, además, optimiza la gestión administrativa y logística de todos los coches de la empresa cliente. A los trabajadores, por su parte, pueden tener a su disposición un vehículo de empresa que cubra sus necesidades de movilidad. El carsharing proporciona tanto a las empresas como a los empleados adquirir conciencia y compromiso ambiental, pues un coche compartido reduce de forma considerable el número de vehículos que circulan diariamente por las calles.

Publicidad

–¿Cómo accede un trabajador a un coche de carsharing? ¿Es un sistema complicado?

–Es muy sencillo. ALD Carsharing funciona igual que cualquier otro tipo de vehículo compartido: el empleado descarga una app y se da de alta en la plataforma mediante un registro personal. Una vez dentro del sistema, el trabajador puede reservar un coche a través de Internet o vía telefónica, seleccionando uno de los vehículos disponibles en el horario que más se adapte a sus necesidades de movilidad. El empleado accede al coche en su lugar de trabajo, realiza su trayecto y, al finalizar, lo regresa al mismo punto de partida u otro predeterminado.

Publicidad

–¿El usuario de este servicio podrá utilizar el coche también para desplazamientos privados?

–ALD Carsharing es una solución de movilidad que está enfocada a todos los trabajadores, para todos los días, en sus trayectos tanto profesionales, como privados o mixtos. La idea es que, una vez finalizada la jornada laboral, el trabajador pueda seguir disfrutando del vehículo de empresa también para sus desplazamientos privados, siempre según la política de uso que establezca la empresa.

–¿Qué expectativas de crecimiento tiene el sistema en el mercado español?

–Este tipo de servicios, al igual que está ocurriendo con el sector del renting, seguirán creciendo en los próximos años. Tenemos un potencial enorme porque hemos sabido adaptarnos a los cambios que se han producido en la movilidad y este innovador servicio de ALD Carsharing va en ese sentido. El vehículo compartido responde a la popularización de la economía colaborativa, al desarrollo del concepto de pago por uso en el que lo importante es tener un vehículo de manera puntual cuando se necesita. Es una solución muy sencilla y cómoda que trae beneficios no solo para las compañías sino también le da un valor añadido a sus empleados al permitirles usar los coches de empresa también en sus trayectos personales.

Perfil

Director General de ALD Automotive España, lleva 22 años formando parte de la compañía, donde comenzó su andadura profesional en el mes de mayo del año 1992, como director comercial. Ocho años más tarde, en 2000, se convirtió en Director General. Su carrera profesional comenzó en 1984 siendo adjunto a la Dirección Comercial y de Marketing de Volkswagen Finance, empresa donde también ocupó el cargo de jefe del Departamento de Leasing desde 1986 a 1988 y de director de la oficina situada en Madrid desde 1988 hasta 1989, año en el que su carrera profesional creció al ser nombrado director comercial de la compañía de renting de vehículos del grupo Hispamer, Hispamer Auto-Renting. Pedro Malla se licenció en Ciencias Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó un Máster en Business Administration (MBA) por el Instituto de Empresa de Madrid y un Máster en Tributación y Asesoría Fiscal en el Centro de Estudios Financieros de Madrid. Está casado y es padre de tres hijas.