El Gobierno admite que está obligado a subir el salario mínimo

El Congreso tramitará desde esta semana la proposición de ley admitida a trámite el martes por el pleno del Congreso para subir el Salario Mínimo Interprofesional. Empezará el trámite de enmiendas y pasará por comisión, volverá al pleno y luego al Senado. Si se aprobara, el Gobierno no tendrá más remedio que aplicarla, según admiten fuentes de La Moncloa. En ese caso, sería la primera iniciativa de la oposición aprobada en contra del PP y que afecta a la política económica.

Báñez: “En España nadie cobra por debajo de 655 euros”

La ministra Báñez ha asegurado en la sesión de control al Gobierno que en España “nadie cobra por debajo del salario mínimo (655,2 euros al mes) porque sería ilegal”. “Si no es así, le invito a denunciarlo”, le ha contestado al diputado de IU Alberto Garzón, que le preguntaba sobre la precariedad laboral y las soluciones que tiene pensadas el Gobierno.

Báñez ha insistido en que en España un trabajador a jornada completa cobra como mínimo 655 euros “y si alguien ingresa 300 euros al mes es porque tiene ingresos tributarios, trabaja sólo algunos días al mes o tiene ingresos o rentas por esa cantidad”. La responsable de Empleo ha pedido rigor para no confundir las encuestas de salarios con las encuestas de ingresos tributarios.

El Gobierno asegura que no ha podido ejercer en este caso la facultad constitucional de vetar proposiciones de ley que puedan suponer desajustes de los Presupuestos, porque la norma entraría en vigor el 1 de enero de 2018, es decir, no afecta a las cuentas en vigor, sino a las siguientes y, por tanto, esas ya deberán incluir ese aumento de gasto.

Enmiendas parciales

Una vez aprobada la norma y publicada en el BOE, el PP puede recurrirla ante el Tribunal Constitucional, pero no se suspendería su aplicación. Y el Ejecutivo no puede dejar de aplicarla porque podría encontrarse con una denuncia ante los tribunales.

La tramitación presenta aún dificultades porque debe vencer el escollo de las posiciones de los diferentes grupos que aprobaron su toma en consideración. Por ejemplo, el PSOE pedirá en enmiendas parciales mayor gradualidad en la subida y los nacionalistas e independentistas, que pueda aplicarse con diferentes índices en distintas comunidades. Precisamente el salario mínimo estará hoy entre los asuntos que tratará el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la reunión que él y la titular del Ministerio de Empleo, Fátima Báñez, mantendrán con los líderes de los sindicatos y la patronal. Fuentes de los agentes sociales apuntan que la lista de temas se completa con empleo, garantía juvenil y pensiones.

El aumento del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 800 euros rápidamente y un incremento gradual hasta los 1.000 euros mensuales (siempre medidos en 14 pagas) es una de las demandas que las dos centrales mayoritarias han reclamado varias veces al Gobierno. La última fue hace poco más de dos semanas, en una carta fechada el 8 de noviembre de ambos secretarios generales, Ignacio Fernández Toxo (CC OO) y Pepe Álvarez (UGT), acompañada de un manifiesto que detallaba sus propuestas.

En este texto se proponían 20 “actuaciones urgentes” que los sindicatos ya expusieron a los partidos ante las elecciones del 26 de junio. Entre las propuestas, que hoy volverán a reclamar en La Moncloa, hay un plan de choque por el empleo y la derogación de la reforma laboral. También, la demanda de reformar íntegramente el sistema de protección frente al desempleo y la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular que CC OO y UGT presentaron en el Congreso para una prestación por ingresos mínimos con el aval de 700.000 firmas. 

De 1.650 euros en Luxemburgo a 184 en Bulgaria

En Europa hay grandes diferencias en la cuantía del salario mínimo legal. Va desde los 184 euros al mes (medidos en 14 pagas al año) de Bulgaria a los 1.648,25 euros de Luxemburgo. España (655) está a mitad de la tabla. Por encima, también está Irlanda (1.546,35 euros), Holanda (1.537,2 euros), Bélgica (1.531,93), Francia (1.466,62), Alemania (1.440), Reino Unido (1.343,01) y Eslovenia (790,73).

Ni siquiera la existencia de un salario mínimo es general. Los países nórdicos o Italia no tienen. Suele darse donde los sindicatos son fuertes, lo que hace innecesario que una ley fije el suelo salarial. Ahí son las propias centrales quienes lo consideran una intromisión en la negociación colectiva. 

Loading...