El Gobierno espera ingresar otros 500 millones con más impuestos verdes

España es uno de los países de la Unión Europea que menos recauda por los impuestos medioambientales, que gravan la producción de energía, la contaminación y los hidrocarburos. Ingresa una cantidad equivalente al 1,86% del PIB por los tributos verdes frente al 2,5% de la media comunitaria, según los últimos datos publicados por Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, correspondientes a 2014.

Tanto la Comisión Europea como la OCDE, la organización de países más desarrollados del mundo, han recomendado en repetidas ocasiones a España que suba este tipo de impuestos con “externalidades negativas”, que suponen un daño al medio ambiente.

Por eso, el Gobierno ha incluido en el plan presupuestario que el Ejecutivo de Mariano Rajoy enviará previsiblemente este viernes a Bruselas incluirá la aprobación de nuevos impuestos verdes para recaudar unos 500 millones, según fuentes gubernamentales.

El Gobierno tendrá que negociar con el resto de grupos políticos el carácter de estos nuevos tributos verdes. Aún no hay tomada una decisión sobre qué hechos imponibles gravarán. Pero el Ministerio de Hacienda se resiste a aumentar la fiscalidad sobre los hidrocarburos para no perjudicar a los transportistas profesionales.

El Gobierno ya ha aumentado la fiscalidad verde desde 2012 con la creación de nuevos impuestos medioambientales. Entre ellos, el impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero, el canon por la utilización de aguas continentales para la generación de energía eléctrica, el impuesto sobre el valor de la producción de energía eléctrica, sobre combustible nuclear gastado y residuos radioactivos y el impuesto sobre el almacenamiento de residuos radiactivos. Estos nuevos tributos aportaron 1.864 millones a las arcas públicas el año pasado, según datos de la Agencia Tributaria.

Tributos autonómicos

El Instituto Nacional de Estadística (INE) recopila datos sobre la recaudación que las arcas públicas obtienen de estos tributos. En 2014, últimos datos publicados, España ingresó 19.251 millones de euros por estos tributos, la mayor parte procedían de impuestos sobre la energía (16.095,0 millones). Los impuestos sobre el transporte aportaron 2.487 millones y los tributos que gravan las actividades contaminantes, otros 669 millones. Entre estos impuestos destacan los que gravan las gasolinas, la electricidad y la pléyade de tributos regionales, como el canón eólico de Galicia, el de los vertidos al mar de Murcia o sobre el depósito de residuos de la Comunidad de Madrid, entre otros.

Las grandes empresas energéticas están preocupadas por estos nuevos impuestos, según fuentes de empresas energéticas. Creen que podrían cargar con el peso de estos nuevos tributos y aducen que ya están muy castigadas con los impuestos sobre la energía y que además les afectarán las subidas del impuesto de sociedades.

La subida de impuestos de 2017

El plan presupuestario contiene medidas para subir la recaudación en casi 7.500 millones el próximo año.

Impuesto de sociedades. El Ejecutivo elimina deducciones para ingresar unos 4.350 millones más.

Impuestos especiales. Nuevas subidas sobre las bebidas alcohólicas y el tabaco para ingresar unos 150 millones más.

Impuesto sobre bebidas azucaradas. El Ejecutivo espera ingresar unos 200 millones por este nuevo tributo que pondrá en marcha el próximo año.

Loading...